Notimex
Pese a la polémica creada, la cantante espera que sus compatriotas gocen con la música del colombiano
La cantante Gloria Estefan desea que el público cubano pueda disfrutar de la música del colombiano Juanes, luego de la controversia y las opiniones divididas en torno al llamado concierto "Por la paz".

"Sé que Juanes tiene su corazón bien puesto y quiere hacer algo por la paz, pero el problema de Cuba para mí no es ese, porque no puedes tener paz sin libertad, es imposible. Cómo vivir en paz cuando no tienes qué comer, cuando el gobierno no te deja expresarte y vas preso simplemente por algo a lo que llaman peligrosidad.

"Cuando hay periodistas que no pueden expresar su opinión libremente sin terminar en la cárcel, es muy difícil. Si él va a hablar algo de eso no sé si lo dejen ni como vaya a ser, pero va a estar interesante", consideró la intérprete.

En entrevista, abundó que la polémica ha trascendido a lo emotivo y que respecto a la presentación del próximo 20 de septiembre, en la Plaza de la Revolución en La Habana, existen muchas formas de pensar.

"Sólo espero que el pueblo que Juanes espera encontrar ahí realmente serlo, porque mi experiencia y la de la mayoría de los residentes que conocen a Cuba es que ahí no pueden congregarse cantidades grandes de personas, sin que el gobierno controle quienes están", afirmó.

La también empresaria recordó la ocasión en fue invitada por el Papa Juan Pablo II para visitar La Habana, posibilidad que debió rechazar por su postura política.

En ese entonces, la artista argumentó a Su Santidad que de acompañarlo cambiaría el objetivo espiritual de su viaje, el cual fue muy esperado para los cubanos católicos.

"Para mí sería imposible cantar en la Cuba de ahora por muchas razones, primero porque no me dejarían entrar al ser una persona `non grata`. Segundo, si me paro en ese escenario tendría que expresar mi idea sobre las cosas que carecen, lo cual pudiera causar violencia en el público o sobre mi persona", afirmó.

Abundó que como residente estadunidense creció en una democracia que respeta las opiniones y el quehacer de cada quien, por lo que ahora puede llevar a cabo su gira del adiós con el álbum "90 millas", misma distancia entre Cuba y Cayo Hueso, una isla de Florida.

En cuanto al tour que la traerá a México para actuar el 25 de octubre en el Auditorio Telmex, de Guadalajara, Jalisco; el 30 de octubre en el Auditorio Nacional de la capital mexicana; y el 1 de noviembre en la Arena Monterrey, en Nuevo León, adelantó que estará acompañada de su hija Emily, de 14 años.

"Por fin me presento después de unos cuantos años, tengo un recuerdo tan bello de la última que hice en el (estadio) Azteca (en 1997), porque los mexicanos han sido gran parte de mi experiencia, de mi corazón y aquel ha sido uno de los conciertos más grandes de mi vida", consideró.

Más que un show de promoción de su más reciente álbum, prometió un recorrido por su amplia trayectoria, con los temas de su repertorio más queridos por el público mexicano.

Llevar zapatos cómodos es la recomendación de la intérprete de Mi tierra, para ser vista como parte de la gira que inició hace más de cuatro años atrás en la Unión Americana.

"Pueden esperar una gran fiesta, mucho movimiento y canciones que, si Dios quiere, conocerán de principio a fin", dijo sobre sus recientes conciertos en lo que resta de 2009.

"Antes voy a ir a Puerto Rico y Panamá, el año que entra me encantaría llegar a países como Rusia y Budapest, a esa parte del mundo donde nunca he hecho conciertos y en donde son grandes fanáticos, también me falta Japón y Australia", manifestó.

A la par con sus compromisos dentro de la música, Estefan continúa con su faceta de empresaria, escritora y madre de familia, aspectos por los que de pronto ha dejado de lado su carrera como cantante.

A fin de balancear la vida personal con la profesional, la cantante ha preferido no perderse los partidos de basket ball en los que Emily participa, además de escribir libros para niños, abrir más restaurantes y preparar el guión para un filme, reiteró.

"Lo que haré después será enfocarme aún más en los negocios, en escribir, quiero terminar el tercer libro de Noelle (su perrita bulldog), que lo están pidiendo hace más de un año.

Además de un libro enfocado al periodo después de mi accidente, porque aún hay muchas preguntas de personas que pasan por dificultades físicas o momentos así y "desean saber cómo lo hice, así como muchas cosas que aprendí y que gustaría compartir, pero eso toma mucho tiempo", finalizó.