Londres.- El comisionado de protección de los niños de Inglaterra y un grupo de defensa de las libertades civiles se unieron el martes en una campaña para prohibir artefactos de alta frecuencia destinados a ahuyentar a niños que se congregan frente a negocios y otras áreas.
Los dispositivos llamados ``mosquito'' emiten ruidos de alta frecuencia que son audibles, y muy molestos, para los oídos de los jóvenes, pero generalmente no son escuchados por personas de más de 20 años de edad.

``Este artefacto es una rápida solución que no lidia con la raíz del problema y es indiscriminado'', dijo el comisionado Al Aynsley-Green.

Activistas de defensa de las libertades civiles han denunciado que se hallan en uso unos 3.500 de esos repelentes de niños, fabricados por una empresa galesa.

Aynsley-Green dijo en una entrevista con la British Broadcasting Corporation que los dispositivos no lidian con un problema real: que los niños no tienen otro lugar de reunión que las calles.

``Me preocupa mucho lo que considero es una creciente brecha entre los jóvenes y los adultos'', dijo el comisionado.

Añadió que nota ``miedo, intolerancia, inclusive odio, por parte de la generación de adultos contra los jóvenes''.

El crimen juvenil causa gran preocupación en Gran Bretaña. Según la organización de caridad Nacro, dedicada a la prevención del crimen, los adolescentes son responsables de dos quintas partes de los incidentes de atraco, robo a mano armada, y violencia.

Shami Chakrabarti, director del Grupo Libertad, que defiende los derechos civiles, dijo que los dispositivos electrónicos contra los jóvenes ``no tienen cabida en un país que valoriza a sus niños e intenta enseñarles dignidad y respeto''.