Madrid, España.- El canciller colombiano, Fernando Araújo, dijo este viernes en Madrid que "los grupos paramilitares ya no existen en Colombia", y que algunos grupos "se han convertido en pequeñas bandas" que negocian en el sector del narcotráfico.
"Para nosotros, los grupos paramilitares ya no existen en Colombia", aseguró, y añadió que algunos de ellos, tras el desarme, han buscado "mantenerse en el negocio del narcotráfico". "Ya no son paramilitares, sino pequeñas bandas", y "los estamos combatiendo".

Araújo hizo estas declaraciones durante su intervención en el Fórum Europa, donde ante personalidades y periodistas defendió la política de Seguridad Democrática del presidente Alvaro Uribe.

El canciller, que estuvo secuestrado por la guerrilla de las FARC entre el año 2000 y 2006, recordó que la política de Seguridad Democrática ha logrado rebajar los índices de criminalidad e incrementar el crecimiento gracias a la lucha contra el narcotráfico, las fumigaciones de narcocultivos y la Ley de Justicia y Paz para desmovilizar a los paramilitares.

Aseguró que los nexos descubiertos recientemente entre los paramilitares y dirigentes políticos salieron a la luz gracias a "la voluntad del presidente Uribe".

Sobre el intento del gobierno para llegar a un canje humanitario con las FARC, dijo que "todos los esfuerzos han sido infructuosos". "Pero vamos a seguir insistiendo, y simultáneamente vamos a mantener la presión militar y la búsqueda de los secuestrados".

Sin embargo, dejó claro que "no habrá despeje de ningún territorio en Colombia", y que el gobierno colombiano "no aceptará" que el presidente venezolano, Hugo Chávez, viaje a Colombia para mediar con ella, como pide la guerrilla.

Asimismo se mostró a favor de las operaciones militares de rescate de los secuestrados por las FARC, pero dejó claro que no se harán "sin la aprobación de las familias".

Araújo, que preveía reunirse este viernes con su par español, Miguel Angel Moratinos, en el marco de una gira por Europa, elogió el apoyo español a su país en el terreno político y económico, y estimó que el campo de las infraestructuras es "muy interesante para los españoles" por las facilidades fiscales que ofrece.