"Me sorprende que el festival de Guadalajara, que siempre ha mantenido un público muy conocedor, en este momento le abra la puerta al cine popular", dijo Víctor Ugalde, presidente de la Asociación Nacional de Directores de Cine de México (ANDC), sobre el hecho.
Guadalajara, Jalisco.- Sorprende y genera polémica entre los asistentes la apertura del Festival Internacional de Cine de Guadalajara (México) con "Una película de huevos y un pollo", cinta animada y comercial de los hermanos Gabriel y Rodolfo Riva Palacio.

"Me sorprende que el festival de Guadalajara, que siempre ha mantenido un público muy conocedor, en este momento le abra la puerta al cine popular", dijo Víctor Ugalde, presidente de la Asociación Nacional de Directores de Cine de México (ANDC), sobre el hecho.

Sin embargo, Ugalde señala que esa presentación pudo ser "también una manera de reconocer un género, el de la animación, que en este momento esta pasando por un buen momento en el país". Actualmente en México se están produciendo ocho largometrajes de animación y unos 70 cortometrajes, según datos de la (ANDC).

Por su parte, Jorge Sánchez, director del festival de Guadalajara, al ser consultado sobre la decisión de abrir con esa película señaló: "No podemos ignorar la realidad del mercado".

Pero, precisó, "eso tampoco quiere decir que prioritariamente debamos de hacer un cine para el mercado, o enfocar a los cineastas hacia ese camino".

"No hubiera sido mi elección, pero tampoco esta mal", dijo el actor José Maria Yazpik al opinar sobre la proyección de "Una película de huevos y un pollo" ayer en la ceremonia de inauguración del certamen mexicano.

"Una película de huevos y un pollo" es la segunda parte de la segunda cinta mexicana mas taquillera en la historia del cine nacional: "Una película de huevos", la que fue vista en el 2006 por cuatro millones de espectadores.

La película más taquillera del cine mexicano es hasta el momento "El Crimen del padre Amaro" (2002), protagonizada por Gael García Bernal, y dirigida por Carlos Carrera, que llevó a las salas seis millones de espectadores.

Según los datos de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica y del Videograma, México se encuentra entre las cinco principales mercado cinematográficos del mundo, por debajo de la India y Estados Unidos.