En su homilía, que fue un mensaje de estímulo al Africa, manifestó compasión por los niños que se ven obligados por los paramilitares para combatir en algunos países.
Yaounde, Camerún.- El pontífice Benedicto XVI dijo el jueves a dignatarios musulmanes que la verdadera religión rechaza la violencia y afirmó que la coexistencia pacífica entre el cristianismo y el islam en Camerún era un ejemplo para otras naciones africanas.

En la capital camerunesa, unas 40 mil personas que forman parte de la cada vez mayor grey católica en Africa le dieron una cálida bienvenida a Benedicto XVI en un estadio de fútbol donde celebró misa.

En su homilía, que fue un mensaje de estímulo al Africa, manifestó compasión por los niños que se ven obligados por los paramilitares para combatir en algunos países.

A esos niños les dijo que ``Dios los ama, no los ha olvidado''.

Los niños forzados a combatir después de ser secuestrados han sido usados por los rebeldes en el este del Congo y por el Ejército de Resistencia del Señor de Uganda. Unos 3.500 niños siguen en grupos armados en el primero de esos dos países.

Benedicto cumple su primer peregrinaje como Papa al Africa, el continente con el mayor crecimiento de la Iglesia católica en el mundo.

En una reunión matutina con 22 representantes de la minoría musulmana que tiene sin embargo una amplia presencia en Camerún, Benedicto XVI afirmó que la religión es la base de la civilización humana y retomó uno de los temas primordiales de su papado al manifestar que no hay incompatibilidad entre la fe y la razón.

``La religión auténtica... radica en la base de toda cultura auténticamente humana'', dijo. ``Rechaza toda forma de violencia y totalitarismo; no solamente sobre los principios de la fe sino también de la razón''.

Benedicto dijo que ``religión y razón se refuerzan mutuamente'' e instó a católicos y musulmanes a colaborar ``para construir una civilización de amor''.

En contraste con la vecina Nigeria, donde las diferencias religiosas han estallado frecuentemente en hechos de violencia, en Camerún los cristianos y los musulmanes coexisten casi sin problemas, una situación que suscitó el elogio del Papa.

``Que la entusiasta cooperación de musulmanes, católicos y otros cristianos en Camerún sea un faro para otras naciones africanas revelador del enorme potencial del compromiso interreligioso con la paz, la justicia y el bien común'', dijo.

El pontífice ha hablado insistentemente sobre la necesidad de que la religión rechace la violencia, pero se ha abstenido de especificar religión alguna desde un discurso en Alemania en el 2006 en el que vinculó el islam con la violencia.

En medio de airadas reacciones en el mundo islámico, Benedicto manifestó su pesar por cualquier ofensa causada por sus declaraciones y desde entonces se ha reunido varias veces con líderes musulmanes de varios países.

La reunión del jueves con representantes musulmanes en la nunciatura apostólica, donde Benedicto se aloja, fue a puertas cerradas.

El vocero del Vaticano, Federico Lombardi, dijo que el ambiente fue ``cordial yamistoso'' y que los musulmanes ofrecieron ``una cálida bienvenida al Papa''. Lombardi, que estuvo presente en la reunión, dijo que varios de los dignatarios musulmanes le dijeron a Benedicto ``no estás solo''.