El sospechoso pedía unos 67.000 euros a cambio de no vender o distribuir la fotografía. Foto Especial
Agencias
Los Angeles, EU.- La modelo Cindy Crawford y su marido han sido víctimas de un desagradable intento de chantaje. Al parecer, un hombra pedía 100.000 dólares (unos 67.000 euros) por no difundir públicamente una foto de su hija atada y amordazada, según ha informado Contact Music.
Todo sucedió hace poco más de un año cuando Kaia, la hija de siete años de Cindy Crawford, jugaba a policias y ladrones con su niñera y su padre. Fue su cuidadora la sacó una foto de la niña atada a una silla. Según la investigación, la niñera le pasó la foto a un hombre, Edis Kalayar, que intentó extorsionar a Crawford y su marido.

El sospechoso pedía unos 67.000 euros a cambio de no vender o distribuir la fotografía. Fue Kaia la que le contó a sus padres que la imagen había sido tomada por su antigua cuidadora cuando jugaban. La portavoz de la maniquí, Annett Wolf, ha declarado que la pareja "tomará todas las medidas legales posibles contra cualquiera que ayude al culpable en la distribución o venta de la fotografía de su hija".

Edis Kalayar ha sido extraditado a Alemania y podría enfrentarse a una condena de dos años de cárcel.