Paris, Francia.- La Gioconda, el célebre cuadro de Leonardo da Vinci, tenía originalmente cejas y pestañas, una manta sobre sus rodillas y una sonrisa más viva, afirma un científico francés que inventó una cámara revolucionaria capaz de captar detalles de una precisión nunca vista.
El ingeniero parisino Pascal Cotte forma parte de un equipo de científicos que ha analizado hace tres años la Gioconda, conocida también como la Mona Lisa.

Cotte ha podido escanear el lienzo con su cámara única en el mundo, que posee una definición "inaudita" de 240 millones de píxeles, según explicó este martes a la AFP, un día después de presentar sus conclusiones en una exposición en San Francisco (Estados Unidos).

Este aparato asombroso reveló lo que él llama los "24 secretos" de la Mona Lisa.

Estos detalles "no eran necesariamente desconocidos entre los historiadores del arte pero se desvelaron con una precisión extraordinaria, en una sola toma", explicó.

La famosa Gioconda tenía cejas y pestañas, cuya pigmentación se borró quizás por el envejecimiento del óleo, dice el inventor, quien descubrió no obstante "el rastro de las pestañas inferiores".

En una versión anterior a la definitiva, la joven lucía "una sonrisa más marcada" y llevaba el vestido ribeteado de encaje blanco a la altura del cuello.

Cotte se enorgullece de un verdadero descubrimiento, la razón por la cual la Gioconda dobla su puño derecho. Según él, tenía las rodillas cubiertas con una manta.