Foto: Especial
Elisa Nájera/Jambitz
Por un lado Microsoft le entra con todo al mundo de la red para enfrentar a Google y por otro, Google desafía al experto de sistemas operativos, al rey por décadas.

La semana pasada fue el Professional Developers Conference de Microsoft en Los Angeles y ahí -además del anuncio de la liberación de la versión beta de Office 2010 - la firma dejó claro que la apuesta es la colaboración, que los usuarios tengan el control y la mejor experiencia en tres pantallas con aplicaciones y plataformas basadas en la nube.
Por un lado Microsoft le entra con todo al mundo de la red para enfrentar a Google y por otro, Google desafía al experto de sistemas operativos, al rey por décadas.

La semana pasada fue el Professional Developers Conference de Microsoft en Los Angeles y ahí -además del anuncio de la liberación de la versión beta de Office 2010 - la firma dejó claro que la apuesta es la colaboración, que los usuarios tengan el control y la mejor experiencia en tres pantallas con aplicaciones y plataformas basadas en la nube.

En la misma semana, Google también desafió a Microsoft con Chrome OS, el sistema operativo basado totalmente en Internet. Es cierto, en julio de este año ya se sabía de este proyecto.

¿La apuesta principal del gigante de la Web? Que el navegador se convierta en el sistema operativo, porque en su opinión el usuario en realidad utiliza la computadora para navegar y todo lo demás es accesorio.

Difícil punto de vista.  Es un cambio de esquemas. ¿Por qué? Primero: al utilizar Chrome OS, toda la información reside en Internet y el usuario ya no tiene nada almacenado. Es decir, sólo prende la computadora y utiliza el sistema operativo como un servicio más; segundo: me parece que sí requiere un cambio de mentalidad fuerte: no muchos están dispuestos a confiar todos sus datos a la nube; y tercero, hay muchos programas y aplicaciones que no necesitan de la red para utilizarse.

Interesantes apuestas las de Microsoft y Google. Un enfrentamiento frontal. La convergencia del portafolio de productos de ambos es el usuario y la nube y cada uno plantea la estrategia del juego desde su área de especialidad. Mucho se dice sobre quién ganará. ¿Apuestas? Muchos a Microsoft y otros tantos a Google.

Pero más allá de eso creo que lo verdaderamente importante es el beneficio al usuario: la competencia ha fomentado la mejora de productos y el desarrollo de nuevas funcionalidades por parte de ambas empresas. Apenas comienza la pelea, mientras tanto, que desarrollen más aplicaciones y plataformas. De todos modos, los que tenemos la última palabra, siempre, somos los usuarios.