Falso, que las medidas formen parte de un plan para aplicar el control de cambios en el país, dice
La Jornada
Falso, que las medidas formen parte de un plan para aplicar el control de cambios en el país, dice
La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) rechazó que las medidas para regular el intercambio de dólares por pesos en los bancos puedan generar un mercado negro de la divisa estadunidense o formen parte de un plan para crear un control de cambios en el país.

Sólo se va a restringir, especificó, cuántos dólares al mes va a poder cambiar por pesos una persona física o moral, con el fin de evitar que dólares provenientes de actividades ilegales entren a nuestro sistema financiero.

A través de un documento informativo para el público, en el cual se explica el alcance de las disposiciones que entraron en vigor ayer, la dependencia aclaró que cuando se habla de un mercado negro se hace referencia a un mercado ilegal en el que se compra o se vende algo que está prohibido, lo que no es el caso con los dólares en México. Las medidas no prohíben de ningún modo que una persona compre y venda dólares a otra persona, una casa de cambio o un banco. Lo que puede variar en estas transacciones, en función de dónde se realizan, es el tipo de cambio, lo que no implica un mercado negro.

Estas medidas, ideadas para inhibir las probables operaciones de lavado de dinero con la banca a través de la venta de dólares en efectivo, son cuatro y son aplicables sólo para las operaciones de compra de dólares en efectivo por las instituciones bancarias, recepciones de depósitos, pagos de créditos y pago de servicios en dólares en efectivo, puntualizó la dependencia.

La primera consiste en limitar a 4 mil el intercambio mensual de dólares en efectivo por pesos a las personas físicas que sean clientes de un banco; la segunda se aplica a las personas físicas que no son clientes de una institución bancaria, pero sí residentes nacionales, quienes podrán realizar estas operaciones hasta por 300 dólares diarios y mil 500 acumulables por mes. La tercera es para extranjeros, personas físicas, que no son cuentahabientes de un banco, quienes podrán cambiar dólares por pesos en cualquier institución hasta por mil 500 dólares mensuales.

La cuarta disposición, la cual entrará en vigor dentro de 90 días, establece que los bancos podrán realizar las operaciones señaladas sólo con personas morales que operen en zonas turísticas y en la franja fronteriza norte, con un límite de 7 mil dólares al mes.

Hacienda aclaró que el intercambio de pesos por dólares se llevará a cabo sin restricción para personas físicas o empresas que realicen estas operaciones por cualquier otro medio que no sea en efectivo. Así que, dijo, quien requiera comprar dólares para un viaje, por ejemplo, lo podrá hacer sin restricción, como hoy sucede.

Pero, indicó, se requerirá presentar una identificación oficial, como credencial de elector o pasaporte, cuando se cambien dólares por pesos en cualquier institución bancaria del país. Sin embargo, aclaró que quienes reciben remesas del exterior no se verán afectados, debido a que 96 por ciento de estas transferencias que reciben las familias en México son electrónicas y se cubren en pesos. Aun en el caso de que fueran en efectivo, dijo, los receptores de remesas no tendrán dificultades, ya que en promedio estos envíos suman 317 dólares mensuales y, si se es cliente de algún banco, existe un límite hasta de 4 mil dólares al mes para cambiarse por pesos. Si no son clientes, de cualquier manera podrán cambiar por pesos 300 dólares diarios hasta un límite mensual de mil 500 dólares.

En lo que pareció una respuesta al señalamiento de que estas disposiciones podrían ser parte de la aplicación de un control de cambios, la dependencia gubernamental afirmó que esto es falso, puesto que, explicó, el público en general podrá seguir comprando dólares con pesos en efectivo cuando lo necesite y sin restricciones; el cambio de dólares a pesos también seguirá ocurriendo, pero sujeto a los parámetros anunciados.

Insistió: cuando existe una política de control de cambios se establece un tipo de cambio oficial único, lo que no ocurre en México, y se prohíben las transacciones de compra y venta de dólares, lo que tampoco ocurre en México; de hecho, las medidas tendrán como resultado que se rehabiliten las operaciones de compra y venta de dólares que las instituciones bancarias habían restringido recientemente.

Aseguró que los visitantes extranjeros tampoco se verán afectados y podrán comprar pesos con sus dólares sin problemas. Se estima, apuntó Hacienda, que los turistas que llegan a México realizan gastos con dólares en efectivo en un nivel que va de 282 a 830 dólares por visita. Esta cantidad está cubierta con los mil 500 dólares que tienen autorizado cambiar en un mes.