Los Angeles, EU.- Un nuevo estudio del Consejo de Televisión de Padres de Familia de Estados Unidos señala que el sexo y la violencia durante el espacio familiar de mayor audiencia se ha incrementado en los últimos seis años, informa hoy el diario "Los Angeles Times".
Este estudio examinó 180 horas de televisión en seis cadenas diferentes de televisión -ABC, CBS, NBC, Fox, MyNetworkTV y CW- durante un período de dos a tres semanas entre 2006 y 2007. Los resultados del informe indican que las escenas violentas en televisión se dispararon, con un incremento del 52,4 por ciento.

Por su parte, el contenido sexual creció en un 22,1 por ciento respecto a un estudio similar realizado cuatro años antes.

De acuerdo a este grupo de defensa de menores, el lenguaje obsceno disminuyó en un 25,4 por ciento, pero añade que esta cifra es engañosa. Al parecer el uso de palabras fuertes abundan en muchos programas. Esto lo corrobora un alza del 40 por ciento en la censura de palabras vulgares.

En cuanto al pitido de censura, que se coloca sobre algunas palabras no aptas para niños, esta institución asegura que es muy fácil para los niños adivinar la palabra que falta.

"Ya no existe un espacio familiar. Para aquellas personas que crecieron viendo el 'Show de Cosby' o el 'Maravilloso Mundo de Disney' esos días se acabaron", asegura Timothy Winter, presidente de este grupo al diario angelino.

Este fenómeno se inició hace 25 años cuando se acabó con el código de conducta de la Asociación Nacional de Difusoras. Las cadenas de televisión por muchos años asignaron de forma voluntaria programación infantil durante las 20:00 y 21:00 horas de lunes a sábado y desde las 19:00 hasta las 21:00 horas los domingos.

Winter espera que este estudio sea un llamado de atención para los canales de televisión. "Es la oportunidad perfecta para mirar de cerca los hechos y actuar. Se debe reconocer que las cosas se han torcido y rectificar", asegura.

Por su parte, las cadenas de televisión, que ya no son tan generosas con los niños como antes, aseguran que el espacio familiar es una noción del pasado. En su defensa afirman que las cosas han cambiado pues ahora los niños y los padres cuentan con una variedad de opciones: pueden seguir los programas infantiles de televisión por cable o por satélite, o tienen la posibilidad de ver películas en DVD.