El Universal
Alberto Capella, ex titular de SSP de Baja California, anuncia la creación del Consejo Ciudadano Latinoamericano para la Seguridad Pública, en el que participarán activistas y empresarios de Colombia, Argentina, Honduras y México
TIJUANA, BC.- Alberto Capella Ibarra, el ex secretario de Seguridad Pública que sobrevivió a un ataque armado cuando era presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública de Baja California, retomará la lucha anticrimen casi medio año después de que fuera relevado de su cargo, pero ahora con una visión globalizada.

Al reconocer que la violencia en México no tiene precedentes, anunció la creación del Consejo Ciudadano Latinoamericano para la Seguridad Pública, en el que participarán activistas y empresarios de Colombia, Argentina, Honduras y México.

Cada uno de los participantes ofrecerá su propia experiencia, y a él le tocará entregar un análisis de la situación que se vive en este país, en particular las zonas donde la violencia ha alcanzado niveles mayores.

La idea es que la sociedad asuma un papel más decidido, que no deje todo en manos de un gobierno paternalista ni de las bandas criminales que informan lo que les da "su regalada gana", sobre lo que está pasando, de acuerdo con el plan expuesto por el activista.

Dijo que "se hará todo lo necesario, pero el objetivo principal es no estar peleados con el gobierno, pero tampoco darles un cheque en blanco" para que hagan todo el trabajo.

Señaló que en particular tomará el ejemplo de Ciudad Juárez, donde se vive la situación que sufrió Tijuana hace años, igual que México registra las experiencias que se enfrentaron en Colombia.

Además Nuevo León y Durango, así como algunos lugares donde el tema de inseguridad se ha complicado "y la gente se siente como si estuviera en una zona de guerra o zona perdida, donde se siente desamparada".

Es una situación que puede ocurrir en cualquier parte, reproducirse mientras lamentablemente el tema de seguridad se ha tomado como bandera política.

"Es exactamente la misma telenovela, nada más que con otros actores y con otro acento", afirmó.

Capella admitió que el tiempo que se desempeñó como secretario de Seguridad en Tijuana y en su gestión como activista faltó una perspectiva más globalizada, que respondiera a la estrategia de las bandas del crimen organizado, las cuales no tienen límites y siempre van un paso adelante de las autoridades.

A finales del 2007, Alberto Capella Ibarra enfrentó solo a un comando armado que intentó asesinarlo en su propia residencia. Semanas más tarde, el alcalde panista Jorge Ramos Hernández lo nombró secretario de Seguridad Pública local, pero no había pasado un año cuando fue relevado en el cargo.

A pesar de que a menos de cien metros se encuentra el área antisecuestros de la Procuraduría de Justicia del Estado y la delegación la policía municipal, nadie acudió en su apoyo, por lo que a partir de entonces se le identificó como "el Rambo tijuanense".

Su trayecto por las filas gubernamentales fue muy corto. Había transcurrido octubre, el mes que registró el mayor índice delictivo en la historia de Tijuana, cuando el alcalde decidió nombrar en el cargo al militar con grado de teniente coronel Julián Leyzaola Pérez, que antes había sido director de la Policía Municipal de esta ciudad.


Visión global

Sobre la nueva estrategia, Capella Ibarra detalló que trabajará al lado de activistas y empresarios de Colombia, Argentina y Honduras, quienes darán una perspectiva de la amenaza que generan los cárteles del narcotráfico y que en el caso de México no tiene precedentes.

Desde las filas del nuevo organismo se plantearán estrategias, el avance de reformas legales que se encuentran estancadas, y se promoverá una coordinación con las autoridades para trabar en conjunto, otorgándole un voto de confianza, pero no un cheque en blanco en la tarea de combate a la delincuencia, señaló.

Dijo que como representante de este país, advertirá la importancia de que actualmente el gobierno federal decidió confrontar el problema en lugar de sólo administrarlo, mientras que los estados viven diferentes circunstancias, que dependen del compromiso de las respectivas autoridades y en ocasiones de su interés político.

En general, el Consejo Latinoamericano de Seguridad Pública promoverá una globalización que permita ganar terreno ante la delincuencia organizada, que tiene negocios lo mismo en Colombia que en México, Centroamérica, Estados Unidos o México.

Para nuestro país, "la idea es globalizarse, generar esquemas que ayuden a entender lo que pasó en Colombia porque lo que pasa en México es lo que ocurrió en ese país hace años, en los 90, así la situación va a ser más fácil", dijo.

Y es que, sostuvo, "es la misma telenovela exactamente, con diferente acento y diferentes actores, es impresionante".