Bangkok, Tailandia.- Varios cientos de personas hicieron hoy una sentada en las cercanías de la pagoda de Sule, en el centro de Rangún, apoyando con cantos y a rezos a un grupo de monjes, en un nuevo desafío a las fuerzas de seguridad de la Junta Militar de Birmania (Myanmar).
Según indicaron testigos a los medios de la disidencia, los concentrados están vigilados de cerca por patrullas de soldados, que hasta el momento no han intervenido para dispersar la protesta, una más de las protagonizadas por los monjes desde hace diez días y apoyadas por miles de civiles.

La sentada se produce después de que esta madrugada los soldados detuvieran a más 800 monjes en cuatro monasterios de Rangún, en una operación que se saldó con la muerte de un bonzo y otros siete heridos de bala.

En uno de esos templos, el de Ngwe Kyar Yan, los soldados utilizaron vehículos militares para derrumbar las puertas del recinto y entrar en su interior.

Además, fuentes del opositor Liga Nacional para la Democracia anunciaron que anoche fueron detenidos el portavoz de esa formación, Mynt Thein, y Hla Pay, responsable para la región de Irrawaddy (este).

Ambos son hombres de confianza Aung San Suu Kyi, la líder de ese partido y Premio Nobel de la Paz, a la que la Junta Militar acusa de ser la instigadora de las protestas.

Ayer los soldados reprimieron con disparos y gas lacrimógeno una masiva manifestación en Rangún exigiendo la democratización del país, la primera vez que utilizaban fuego real para acallar las protestas.

Como resultado de ello, cinco personas, entre ellas tres monjes, murieron por disparos o a causa de los golpes que recibieron de las fuerzas del orden.

Sin embargo, y en su parte oficial de anoche, el Gobierno indicó que una persona había muerto y que otras tres habían resultado heridas cuando las fuerzas del seguridad reprimieron las manifestaciones.