Universal
Ataques verbales, golpes bajos, críticas y amenazas caracterizaron en las últimas semanas la renovación de órganos de dirección del Partido Alternativa Socialdemócrata (PAS).
Con dos años de vida, considerado una opción fresca de la izquierda mexicana, Alternativa se hunde en prácticas de "partidos tradicionales".

A 30 días del cambio de su dirigencia nacional y estatales, el partido fundado por Patricia Mercado y Alberto Begné, actual presidente nacional, cuyos liderazgos compiten por el control del instituto, entró al terreno de la guerra sucia.

En paralelo a la crisis interna en Alternativa, en otros partidos de izquierda como en el PRD se han dado conflictos internos entre las corrientes y liderazgos que han marcado también su proceso de renovación.

El jueves pasado, Mercado denunció que el diputado local Enrique Pérez Correa contrató a porros para impedir el registro de comités de acción política en el DF.

Según Mercado, el altercado la daña en la elección de delgados a asambleas capitalina y nacional, ante el proceso interno del 30 de marzo.

Ayer, un grupo se presentó en la Primera Asamblea de Jóvenes Socialdemócratas, para exigir a Pérez Correa el pago de mil pesos por haber cerrado los centros de afiliación.

José Rivera Macías, quien dijo ser estudiante y miembro de la Federación Estudiantil de Derecho de la UNAM, aseguró que por orden de Pérez Correa un señor llamado "Raúl" los mandó a Milpa Alta, Coyoacán e Iztapalapa a cerrar esos centros.

Luego de forcejar con los organizadores del evento, el joven dijo que fueron contratados 80 alumnos más; les había prometido mil pesos a cada uno y un trabajo en Alternativa.

Tras ser increpado, el diputado local se deslindó de los cargos de Mercado y de los seudoestudiantes, al señalar que él no estuvo en ninguno de los centros de afiliación.

En tanto, el coordinador de la bancada del PAS en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, Jorge Carlos Díaz Cuervo, solicitó a Mercado presentar pruebas sobre sus acusaciones, pues consideró que es muy serio señalar a un compañero como el responsable de esos actos.

A un mes de la renovación de la dirigencia nacional, los golpes bajos entre las corrientes que encabezan Mercado y Begné se intensificaron entre sus propios correligionarios.

En enero pasado, al anunciar su candidatura, la política sonorense se lanzó contra Alberto Begné por los malos resultados en las elecciones de 2007 y por manejos poco transparentes en finanzas de Alternativa.

La corriente de Begné, por su parte, ha denunciado que la expresión que simpatiza Mercado violenta el relevo de las nuevas dirigencias nacional y estatales.