Notimex
México.- La fuerza, el coraje y el amor de madre, lograron que Mayra no claudicara en su lucha por salvar a los cinco pequeños que crecían en su vientre contra todos los pronósticos de que su embarazo no tendría un final feliz, pero el milagro se dio.
Las presiones de médicos que le pedían que se hiciera un legrado para no poner en riesgo su vida, porque es "muy difícil que se logren los quintillizos", lejos de desanimarla, la inyectaron de valor para continuar con su embarazo, y ahora, a casi un año, vive dichosa con cuatro de los pequeños que sobrevivieron.

Dice una canción popular "la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida", y ese es el caso de Mayra, quien a diferencia de la mayoría de quienes tienen partos múltiples luego de someterse a tratamientos de fertilidad, no sólo no se encontraba bajo un método de ese tipo, sino que ni siquiera tenía planeado embarazarse.

Nunca imaginó que a los 36 años, y un hijo de 18, el destino le jugaría una "broma múltiple" que descubriría después de un accidente vehicular.

Cuando los médicos la revisaron a consecuencia de sus lesiones, le dieron la noticia de que tenía casi nueve semanas de embarazo y esperaba quintillizos.

"¿Cinco pequeños? Sí, cinco, me repitieron los doctores aquel día del accidente, cuando con mi marido recibimos la noticia que nos impactó y nos provocó sentimientos encontrados", recuerda Mayra.

Refiere que los invadió la felicidad, porque aunque no esperaban ese embarazo, tenían ganas de tener otro hijo, para darle un hermanito a su primogénito Iván.

Esa felicidad cambió al instante por un miedo indescriptible, sobre todo por lo que representa la responsabilidad de criar a cinco pequeñitos.

Sin embargo, el amor de madre le dio la fortaleza para enfrentar ese reto y seguir adelante, a pesar de los diagnósticos negativos de los médicos que le aconsejaban interrumpir su embarazo "por el bien de su salud".

Decidida a luchar por mantener con vida a sus hijos, Mayra se dedicó a tocar puertas para buscar una mejor opinión y fue en el Hospital de Gineco-Obstetricia del Centro Médico La Raza, donde le recomendaron pasar su embarazo en reposo absoluto y levantarse sólo para ir al baño, sin darle garantías.

Siguió el consejo al pie de la letra y logró llegar a 32 semanas de gestación ante la sorpresa de los médicos; sin embargo, por ser un parto prematuro uno de los pequeños no sobrevivió debido a un problema renal.

Los médicos encargados del parto y del seguimiento de los niños, el neonatólogo Daniel Tena y el obstetra Angel Galindo, del Hospital de Gineco-Obstetricia de La Raza, reconocieron que no es difícil que se logren los partos múltiples, los cuales generalmente son por tratamientos de fertilidad.

Comentaron que en el mencionado nosocomio hay entre 300 y 400 partos mensuales, de los cuales 10 son gemelares y dos de trillizos.

Debido a que los partos de quintillizos son más difíciles, señalaron, los hijos de Mayra son los últimos que han nacido en La Raza en los últimos cuatro años.

Destacaron que en ese hospital se cuenta con la tecnología y el equipo adecuado para atender adecuadamente cualquier parto, incluyendo los múltiples.

Los especialistas reconocieron que, como cualquier ser humano, se involucran emocionalmente con los recién nacidos y con los papás y es un orgullo verlos crecer sanos, después de los problemas que enfrentaron en su nacimiento.