Javier Ramírez Vicencio, que con tan sólo 18 años participa en conferencias para propagar el mensaje verde. Por su parte, José Israel González Bran, declaró que el cambio climático ha afectado a todo México.
Cuatro jóvenes latinoamericanos de entre 17 y 19 años se encuentran entre los doce ganadores de un concurso internacional de fotografía sobre las consecuencias del cambio climático, cuyas obras se exponen desde esta semana en la sede de la ONU en Ginebra.

La iniciativa "Turning the Tide" pretende otorgar "la palabra a los jóvenes, que son quienes sufrirán las consecuencias a largo plazo del cambio climático y quienes tendrán que adaptarse a un nuevo entorno", según los organizadores, la ONU y el British Council.

Las fotografías expuestas -seleccionadas entre las obras de jóvenes de más de treinta países- muestran las repercusiones del cambio climático en la vida de sus autores, así como en sus lugares de origen.

Muchos de los ganadores son activistas comprometidos con proyectos relacionados con el cambio climático en sus países, como el mexicano Javier Ramírez Vicencio, que con tan sólo 18 años participa en conferencias para propagar el "mensaje verde" entre los jóvenes.

Ramírez presentó diferentes fotografías en las que se puede observar la erosión de la tierra, la contaminación o los restos de un incendio forestal.

Además, aprovechó el espacio de texto asignado a cada ganador para expresar su preocupación ante la previsión de que los huracanes sean más frecuentes si no se toman medidas.

"Si todos trabajamos juntos y hacemos nuestra parte, podemos conseguir que sea diferente. No necesitamos palabras, necesitamos acciones. Todos necesitamos un cambio en nuestras vidas porque el mundo necesita nuestra ayuda", escribió.

El otro mexicano ganador del concurso, José Israel González Bran, declaró que "el cambio climático ha afectado a todo México" y especificó que en el noroeste, donde él vive, se sufre "a menudo escasez de agua".

Para ilustrar este problema, González fotografió la presa de Obregón, la cual aseguró que refleja los efectos del cambio climático y cuya importancia reivindicó porque "produce energía hidráulica para mi ciudad y abastece de agua a los agricultores de mi región y los pueblos cercanos".

El argentino Pablo Ariel Fuentes es otro de los ganadores que participa activamente en la sensibilización sobre el cambio climático en su país, donde afirmó que el descenso del caudal de un río que aparece en su fotografía ha afectado a la economía, la flora, la fauna y la salud de la sociedad.

"Sólo si somos conscientes de estos cambios podemos tomar medidas para mitigar los efectos y proteger nuestro medio ambiente. Si tomamos medidas ahora, nuestro mundo puede volver a ser lo que era antes", declaró.

Sus paneles expositivos muestran el antes y el después del deshielo de los glaciares en el volcán Lanin, comparan el aire tras un incendio forestal y un día normal e ilustran la muerte de la ganadería a causa de la sequía.

En una visión más positiva, la colombiana Carolina Figueroa, de 19 años, centra sus instantáneas en el primer parque eólico de su país, construido en 2004 y que presenta como ejemplo de desarrollo sostenible.

"El enfoque tecnológico es importante para enfrentarse al cambio climático porque puede transformar nuestros modos de producción y consumo y garantizar así la sostenibilidad del medio ambiente", indica en su espacio explicativo.


Ver más fotos: sitio oficial