La Jornada
"Necesito un chamaco de entre 25 y 27 años; lo quiero chiquito, guapo, naive, estilo los hombres que van vagando por Coyoacán, con instinto de dulzura, romántico", describió Zabaleta. "Como el de Demi Moore... ¡no es cierto!"
México, D.F..- Susana Zabaleta busca hombre, de entre 25 y 27 años, guapo, tierno, naive y romántico. Lo busca, por más extraño que suene, para ella y su hija. Y seguro no faltarán candidatos. Por si fuera poco, parte de la filmación se hará en la Riviera Maya.

Luna negra, cinta sobre una madre que hace regresar a su hija del mundo de los muertos para que viva el amor, está en fase de casting y Zabaleta, la actriz protagónica y coproductora, y Maryse Sistach, la directora, andan en busca de actores para los demás personajes.

Y para eso mandaron llamar a los medios de comunicación. La conferencia de prensa, cuya atención acaparó la actriz con su característica coquetería y eterna sonrisa, fue convocada para hacer un llamado a todos aquellos actores poco conocidos que quieran ser amantes de Angela (Susana Zabaleta) y su hija Lisa, y para las jóvenes de 17 años que quieran ser Lisa.

"Necesito un chamaco de entre 25 y 27 años; lo quiero chiquito, guapo, naive, estilo los hombres que van vagando por Coyoacán, con instinto de dulzura, romántico", describió Zabaleta. "Como el de Demi Moore... ¡no es cierto!"

No quiere que sea "el típico bello de telenovelas; tiene que ser un personaje inocente". Según dio a entender, el chamaco se enamorará de madre e hija. O al menos ellas se enamorarán de él, pero en distintos tiempos, porque en esto hay mucha magia... O algo así.

"No lo encontraremos en el gym, más bien en un concierto de rock o de jazz; es un muchacho que cultiva más su espíritu que su cuerpo", explicó la directora Maryse Sistach. ("Hubieras dicho `un hombre espiritual, como mi marido que está acá atrás'", le bromeó el hombre en cuestión, al finalizar la conferencia.)

El personaje de la hija Lisa será interpretado por "una niña de 17 años, súper inocente... ahí va a estar lo difícil, porque hoy en día...", lanzó la actriz.

Renacer por medio de la música

En la historia, Angela, que es cantante -como lo es Zabaleta-, "hace el milagro de que renazca su hija a través de la música", explicó la cineasta, quien también realizó Perfume de violetas (2001) y El brassier de Emma (2007). Mediante la voz se comunicará con la adolescente muerta.

"La madre trae al mundo el espíritu de su hija para que viva la magia del amor", contó la actriz. "La angustia de Angela es no saber si su hija conoció o no el amor, porque, más que cualquier cosa, queremos que nuestros hijos amen."

Sistach dijo que para hacer el guión (Consuelo Garrido es coguionista) se inspiraron mucho "en las películas japonesas de los años 50, de fantasmas"; también dijo que era como "la típica historia mexicana" del muchacho que va por la carretera, le da aventón a una mujer muy bella, a quien deja en una casa, al día siguiente regresa a esa casa y resulta que desde hace muchos años nadie vive en ella. O sea, "la relación entre los vivos y los muertos".

La cinta se filmará, durante seis semanas, en octubre y noviembre, en el Distrito Federal y la Riviera Maya. "Los cenotes van a ser como el limbo, el paraíso", adelantó Zabaleta. En TulUm se llevará a cabo el diálogo de Angela con la luna, para que regrese su hija: "Le hace un conjuro a la luna, cantando".

Continúan recabando dinero para la producción. No mencionaron nombres de los inversionistas, aunque al parecer uno de ellos será, dijo Zabaleta, "uno de los hombres más ricos de México... que diga, del mundo".

Quien esté interesado en ser el chamaco, la hija o algún otro personaje (los papeles de algunas amigas de Lisa ya están tomados) puede escribir a lunanegra@consecuencias.com.mx