Un nuevo ataque suicida causó el sábado 28 muertos, en su mayoría guardacostas de las fuerzas navales argelinas, y cerca de 60 heridos en Dellys, un pequeño puerto de Kabilia, a 70 km de Argel, según un nuevo balance de fuentes médicas.
Delly, Argelia.- Se trata de uno de los atentados más sangrientos ocurridos en Argelia en los últimos meses. Francia condenó inmediatamente este hecho, no reivindicado aún por organización alguna.

El balance de víctimas podría agravarse aún más, según un portavoz de la protección civil. Varios civiles, en su mayoría trabajadores del puerto, figuran entre los heridos.

El atentado, uno de los más graves cometidos en Argelia desde el 11 de abril contra el Palacio del gobierno y una comisaría de la periferia (30 muertos), fue perpetrado por un kamikaze al volante de una furgoneta repleta de explosivos.

El coche bomba fue lanzado contra un cuartel de guardacostas del puerto de Dellys. Varios chalets quedaron destrozados a causa de la explosión.

Restos de madera, metal y concreto se veían regados por el suelo en un amplio radio. Vestidos y maletas fueron proyectados contra los postes eléctricos y las barreras del puerto.

El kamikaze derribó una puerta de entrada en la parte posterior del cuartel y penetró varios metros, según testimonios obtenidos por la AFP.

La camioneta, con matrícula de Argel, servía al abastecimiento del cuartel.

Su chofer habitual había sido secuestrado poco antes del atentado y reemplazado por un kamikaze, según los primeros elementos de la investigación.

Tras la explosión se observaba un ballet incesante de ambulancias con sus sirenas a todo volumen y vuelos de helicópteros sobre el lugar del atentado. El puerto fue inmediatamente acordonado por policías antiterroristas. La tensión era muy intensa.

La región de Dellys, en Kabilia, había sido escenario de varios atentados islamistas en los últimos años.

Este ataque con coche bomba se produce dos días después del intento de atentado suicida contra el presidente argelino Abdelaziz Buteflika en Batna (este de Argelia) que causó 22 muertos y más de 100 heridos, y a pocos días del comienzo del Ramadán (ayuno musulmán) propicio a la Yihad (guerra santa) según los islamistas.

En Lajdaria (antigua Palestro, 70 km al este de Argel) un cuartel fue atacado el pasado 11 de julio por un kamikaze a bordo de un vehículo frigorífico cargado de explosivos. El atentado causó 10 muertos y 35 heridos entre los militares.