<span></span>El Universal
Ginebra, Suiza.- La ONU advirtió hoy que aún no es posible conocer la situación real provocada por el ciclón Nargis en Birmania (Myanmar) y que lo que se ve es "sólo la punta del iceberg" , pero calcula que al menos un millón y medio de damnificados necesitan ayuda en los próximos seis meses.
"La situación es extremadamente grave sobre el terreno. Sólo vemos la punta del iceberg y el balance (de víctimas) sigue en aumento" , dijo la portavoz de la Agencia de la ONU para Asuntos Humanitarios (OCHA) , Elisabeth Byrs, en conferencia de prensa.

Byrs dijo que la ONU va a lanzar una petición de fondos de urgencia en Nueva York "para ayudar en los próximos seis meses a 1,5 millones de personas" .

Un avión de OCHA que se ha estado preparando saldrá finalmente mañana, sábado, de Brindisi (Italia) , con un cargamento no alimentario, con mosquiteras, tiendas y lonas de plástico para dar cobijo a los damnificados.

Entretanto, esta misma mañana aterrizó en Rangún un avión de Unicef (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia) con una carga de tres millones de pastillas potabilizadoras del agua, informó la portavoz Veronique Taveau.

Precisamente la falta de agua potable se ha convertido en una de las mayores amenazas sanitarias para los sobrevivientes de la tragedia.

La ayuda llegada hoy "permitirá purificar más de 5 millones de litros de agua contaminada y dar agua potable a 200 mil personas durante una semana" , dijo Taveau.

Según el especialista en salud de la oficina de Unicef en Birmania, el doctor Osamu Kunii, un 20 por ciento de los niños menores de 5 años ya tienen diarrea en las zonas más afectadas por el ciclón, y los casos de paludismo se están desarrollando.

La portavoz señaló que, en algunas zonas todavía inundadas con agua de mar, las pastillas potabilizadoras no pueden hacer nada, y que la gente se salva por ahora bebiendo agua de coco.

Otro grave problema sanitario al que deben hacer frente las agencias de la ONU y las ONGs que están sobre el terreno es la cremación de los cuerpos de las decenas de miles de víctimas, para evitar epidemias.

Cinco clínicas que Médicos Sin Fronteras tenía en Birmania y que resultaron dañadas por la fuerza del ciclón ya han sido reconstruidas y están en funcionamiento.

El Programa Mundial de Alimentos (PAM) anunció que un segundo avión de esta organización llegará en las próximas horas a Rangún, después de que ayer se retrasara el vuelo.

En el, además de ayuda alimentaria varias toneladas de galletas energéticas, viajan dos kits completos para hospitales proporcionados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) , que contienen medicinas y material para atender a 20 mil personas durante tres meses.

Por otra parte, la portavoz de la OCHA reconoció que va muy lento el proceso de entrega de visados por parte del Gobierno birmano para los expertos en catástrofes de la ONU que intentan entrar al país.

Las agencias de la ONU han solicitado, en conjunto, unos 100 visados, pero al parecer se han recibido hasta ahora menos de media docena, según la confusa información ofrecida por distintos portavoces.

Byrs insistió en que "seguimos esperando, y ninguna petición de visado ha sido rechazada" , aunque a pesar de las repetidas preguntas de los periodistas no pudo dar una cifra de cuántos permisos han sido ya entregados.

Dijo que "ayer llegaron a Rangún en un vuelo comercial de Bangkok dos expertos de la ONU" y que "seguimos esperando. El objetivo es que nos den los máximos posibles, cada visado es un paso adelante" , insistió, mostrando mucha cautela para no criticar a la junta birmana, al parecer para no entorpecer los trámites.

También dijo desconocer cómo van las negociaciones entre la ONU y la junta birmana para que los materiales y cargas de ayuda internacional no paguen tasas de aduana para entrar al país."El subsecretario general de la ONU para Asuntos Humanitarios, John Holmes, está tratando ese asunto y de momento debemos esperar" .