La quinta jornada de las fiestas de San Fermín en españa dejó lesiones menores a los asistentes; ayer ocurrió un deceso tras 14 años de no registrar accidentes mortales
PAMPLONA, España.- Un compacto encierro por las atestadas calles de Pamplona en las fiestas de San Fermín dejó el sábado cinco personas con lesiones menores, un día después de la primera muerte del festejo en 14 años.

Un hombre corrió con suerte al escapar de un toro que se separó del grupo. El hombre cayó y fue el único que rodó por el piso, aunque sin ser corneado.

El quinto encierro en los ocho días de las fiestas se realizó al día siguiente de que un hombre de 27 años murió de una grave cornada, en el primer fallecimiento desde 1995.

El médico Fernando Boneta, vocero del Hospital Virgen del Camino, informó que cinco personas sufrieron lesiones en la cabeza e ingresaron para ser tratadas, aunque ninguna estaba herida de gravedad.

Un hombre fue duramente golpeado en el mentón por un becerro y quedó inconsciente dentro de un coso después de que había terminado el paso de los toros por las calles.

El encierro del sábado pertenecía a la ganadería de Dolores Aguirre, famosa por criar animales fuertes y corpulentos. El más grande de los seis astados pesaba 625 kilos (1.378 libras) .

Los recorridos de los toros comienzan en un corral a 850 metros (media milla) del coso de la ciudad, donde los animales son toreados y por lo regular matados en una cada una de las tardes de la antigua fiesta.

El mayor peligro del recorrido resulta cuando los toros se separan, se desorientan e irritan por los miles de personas que los esperan en las calles en una fiesta cargada de adrenalina, y también con frecuencia de alcohol.

Boneta dijo que algunas de las personas lesionadas en el encierro del viernes, incluyendo un estadounidense de 61 años con un golpe en el pecho y sangrado en los pulmones, se estaban recuperando bien en el hospital.