AFP-AP
Bagdad, Irak.- La investigación iraquí sobre la actuación de Blackwater en el incidente del 16 de septiembre pasado en Bagdad concluyó que la compañía de seguridad estadounidense disparó sin motivos matando a 17 civiles, indicó ayer un comunicado del Gobierno iraquí.
"La investigación iniciada el 22 de septiembre por orden del primer ministro Nuri al-Maliki llegó a su fin", señala un comunicado del portavoz del Gobierno, Ali al-Dabbagh.

"No existe indicio alguno de que Blackwater haya sido blanco de tiros directos o indirectos. Ni siquiera una piedra fue arrojada contra el convoy" que estaba bajo la custodia de la empresa, según el comunicado.

El texto destaca que "Blackwater violó todas las reglas para hacer fuego y de utilización de la fuerza. Lo que ellos hicieron es un crimen y deben ser castigados según la ley iraquí".

Según el comunicado de Dabbagh, "las víctimas de los disparos totalizan 17 muertos y 22 heridos". Un balance oficial anterior informaba de 10 muertos.

Inicia investigaciónotra comisión

Por otra parte, otra comisión estadounidense-iraquí realizó ayer su primera reunión para investigar a la empresa Blackwater, informó la embajada estadounidense en Bagdad.

La comisión, presidida por el ministro de defensa iraquí Abdul-Qader al-Obeidi y la subdirectora de la embajada estadounidense Patricia A. Butenis, expresó que "el compromiso mutuo, tanto del Gobierno iraquí como del estadounidense, para cooperar y evaluar los temas concernientes a la seguridad y a la labor de las operaciones de escoltas de seguridad en Irak", dice el escueto comunicado de la embajada.

Se espera que la comisión emita recomendaciones para Bagdad y Washington sobre cómo mejorar los procedimientos de seguridad, "con el objetivo de garantizar que las operaciones de escoltas personales de seguridad no atenten contra la seguridad pública", dijo el comunicado.