Foto: Especial
El Gráfico
Una mujer de la ciudad de Washington en el norte de Inglaterra, decidió proceder contra sus vecinos, quienes no la dejaban dormir durante sus momentos de intimidad, al asegurar que éstos eran muy escandalosos
La vida en comunidad es muy complicada y más cuando se tienen vecinos que no facilitan la convivencia, tal y como le pasó a la señora Rachel O'Connor, habitante de la ciudad de Washington, en el norte de Inglaterra, quien demandó a su vecinos, al estar cansada de los escándalos que éstos armaban cada vez que tenían relaciones sexuales:

"El sexo de los Cartwright, es bastante antinatural y excesivo. Suena como si a los dos les doliera mucho", comentó Rachel, quien aseguró no ser la única persona molesta con Caroline y su pareja.

Sobre este caso, también se manifestaron el cartero y una madre de familia, quienes se dijeron cansados de los gemidos y gritos de Caroline , al afirmar que parece como si la estuvieran matando a altas horas de la madrugada.

En cuanto a la demanda interpuesta por Rachel, el tribunal de Newcastle determinó que la pareja debería de acatar la decisión que tomaran las autoridades, por lo que se les prohibió que continuaran sus escandalosos encuentros sexuales con el fin de fomentar la sana convivencia, sin embargo, contrario a lo esperado, la pareja desafió la norma, por lo que debieron de pagar una multa tras no haber cumplido con la  orden que los acusaba de contaminación acústica.

La pareja argumentó, que su negativa se debió a que consideraban que no estaban haciendo nada malo, por lo que seguirían teniendo sus encuentros sexuales con suma normalidad, aunque después de un tiempo, la pareja entró en razón y comenzaron a esforzarse en tener encuentros menos salvajes o tenerlos durante la mañana, fórmula que no es del agrado de la pareja, pero lo hacen porque ya no desean seguir teniendo problemas con la comunidad.