Notimex
Paris.- El cantante británico Paul McCartney recibió a su público francés en el teatro Olympia de esta capital, donde volvió a conquistar con sus temas recientes como solista y los grandes éxitos de The Beatles y The Wings.
El artista originario de Liverpool llenó la mítica sala parisina, donde distintas generaciones de fans corearon y bailaron sus canciones en lo que fue un espectáculo completo que abarcó todas las etapas de su trayectoria.

Ante más de dos mil personas, McCartney presentó este lunes canciones más recientes incluidas en el disco "Memoria Casi Llena", algunas de las cuales destacan por sus sonidos hard rock que se vuelven melódicos con su voz inconfundible.

El ex Beatle se divirtió además con su público francés, al que hablaba en su idioma y en inglés, y con el que tarareó en algunas ocasiones a la legendaria Edith Piaf.

Un sobrio y conservador McCartney vestido de traje y corbata inició el concierto con temas como "Blackbird", "Long and Winding Road", "Got to Get you into my Life", todas clásicas de los Beatles.

Pero también en esa primera parte combinó temas de su etapa más reciente como "Dance with Me" y "Long and Riding Road".

El público parisino se entregó al artista sin dejar de corear sus canciones desde la mitad del recital, con los temas "Eleanor Rigby" y "Michelle", una de las que selló en su momento el gusto del quinteto de Liverpool por Francia.

Lo mismo con el característico tema de Los Wings de "Band on the Road" y las historias de McCartney en Moscú con "Back in the URSS", parte que despidió con "Live and Let Die" y su tradicional prolongación melódica de rock acompañado de sus cuatro músicos.

A partir de allí, el artista que iba dejando el saco del traje por un lado y el nudo de corbata cada vez más flojo, se dedicó a recordar a sus compañeros John Lennon, George Harrison y Ringo Star con temas de todas las épocas de los Beatles.

Con buen manejo del público, el artista británico cerró el concierto con los temas "Hey Jude", como es tradicional le permitió dirigir al coro del público, mientras que "Let it Be" fue un momento muy especial para los parisinos.

A esos temas le siguieron "Lady Madona" y "I saw Her Standing There", que fueron presentados como unas piezas de clásico rock and roll por el cantante, quien tras ésta última se despidió de su público.

No obstante, cuando algunos de los asistentes se habían salido y los técnicos empezaban a retirar instrumentos del escenario, el ambiente se mantenía con aplausos y gritos ininterrumpidos que después de unos cinco minutos hizo que regresara la banda al escenario.

"Pensé que se había acabado el show", dijo sonriente el cantante, al tiempo de agradecer a sus seguidores el cariño dado en este regreso, tras la presentación de Wings allí hace 31 años y de Beatles hace 44.