La Jornada
"Es una oportunidad única, porque estas manifestaciones permiten poner el proyector sobre América Latina. Por medio de nuestros libros, los franceses van a percibir una realidad mexicana ciertamente difícil. Tenemos muchos problemas, como el secuestro o la corrupción, pero también hay una gente y una creatividad maravillosas", manifestó la escritora.
París, Francia.- La versión 29 del Salón del Libro de París fue abierta al público este viernes, con México como invitado de honor y la presencia de una treintena de escritores contemporáneos y en lenguas indígenas.

Participan 34 autores editados en Francia, entre ellos Elena Poniatowska, Carlos Fuentes, Fernando del Paso, Paco Ignacio Taibo II y Guadalupe Nettel.

Una de las figuras estelares de las letras mexicanas, Elena Poniatowska, estuvo presente durante la inauguración del pabellón de México.

"Es una oportunidad única, porque estas manifestaciones permiten poner el proyector sobre América Latina. Por medio de nuestros libros, los franceses van a percibir una realidad mexicana ciertamente difícil. Tenemos muchos problemas, como el secuestro o la corrupción, pero también hay una gente y una creatividad maravillosas", manifestó la escritora.

Por su parte, el embajador mexicano en Francia, Carlos de Icaza, destacó la importancia del encuentro, "extraordinario" por "su gran significación" en la relación entre Francia y México, que permite "mostrar un mosaico de la cultura mexicana".

El espacio asignado a México, llamado Mosaico de diversidad, sobresale por su colorido y amplitud, cuyo diseño estuvo a cargo del arquitecto Bernardo Gómez Pimienta.

Lenguas indígenas, poco relieve

Los casi mil metros cuadrados que ocupa el módulo están delimitados con banderas y pisos de colores vivos y dividido en tres partes: venta de libros en español y en francés; exposición de libros industriales y de artistas, y el auditorio donde se efectuarán las charlas y encuentros de los autores con el público.

En la inauguración oficial estuvieron presentes la secretaria de Estado, Nathalie Kosciusko-Morizet, acompañada por la delegación mexicana, compuesta por el director del Fondo de Cultura Económica, Joaquín DíezCanedo, y el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, Juan Arzoz.

Pese a la intención de poner de relieve las lenguas indígenas, con la presencia de los poetas Briceida Cuevas Cob (de lengua maya) y Juan Gregorio Regino (de lengua mazateca), la misma es una reducida representación de las 60 lenguas indígenas de México, que tienen una literatura de tradición oral.

Durante este semana los medios franceses evitan abordar la violencia en la frontera norte ligados al crimen organizado y el narcotráfico para hablar de la literatura del país.

En el salón del Libro participan mil 200 editoriales, 3 mil autores y se esperan 200 mil visitantes.