Foto: Vanguardia-Archivo
Lejos de apaciguarse, el conflicto continúa abierto y la Comisión, reunida en el Consejo Superior de Deportes, pidió un castigo tras la sucesión de declaraciones entre ambos técnicos.
Madrid.- La Comisión Permanente de la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte pidió hoy a la Real Federación Española de Fútbol "medidas disciplinarias oportunas" contra José Mourinho, técnico del Real Madrid, y Manuel Preciado, del Sporting de Gijón.

Lejos de apaciguarse, el conflicto continúa abierto y la Comisión, reunida en el Consejo Superior de Deportes, pidió un castigo tras la sucesión de declaraciones entre ambos técnicos.

Mourinho acusó a Preciado de jugar con los suplentes ante el Barcelona y el entrenador del Sporting llamó al portugués "canalla" y "mal compañero".

Por eso, y a la vista de las noticias publicadas en distintos medios de comunicación sobre ese intercambio de declaraciones, la Comisión "ha considerado que las mismas hubieran podido contribuir a la creación de un clima hostil entre los participantes y asistentes, máxime en un partido declarado de alto riesgo".

Así, y considerando que "es necesario atajar este tipo de situaciones ante el riesgo de que pudieran reproducirse en el futuro", acordó dirigirse a la RFEF, "remitiendo copia de las citadas noticias y declaraciones, a los efectos de que adopte las medidas disciplinarias oportunas para evitar en lo posible la repetición de estas situaciones de riesgo".

Mientras, la tensión entre los dos clubes aumenta de temperatura y hoy Jorge Valdano, director general del Real Madrid, salió en defensa de Mourinho y pidió una rectificación a Preciado.

"Esas declaraciones de Preciado se salieron del límite, provocando una reacción fuerte y un clima de crispación que el domingo no nos hizo sentir a gusto en Gijón. Preciado es un entrenador muy conocido, que genera corrientes de opinión hasta simpáticas, pero en esta ocasión se extralimitó", comentó Valdano.

Y continuó: "Preciado cometió un error extralimitándose y los entrenadores que le apoyaron también se equivocaron. Mourinho defendió al Real Madrid aportando argumentos. Lógicamente son rebatibles. Preciado tendría muchos argumentos pero no dio ninguno, sino que lo que hizo fue descalificar".

Además, Valdano se mostró "sorprendido" de la petición de Antiviolencia. "Nuestro entrenador hizo unas declaraciones puestas en contexto, poniendo argumentos, mientras que Manuel Preciado hizo declaraciones descalificando. Poner a los dos entrenadores al mismo nivel es un error de bulto", declaró.

Para reforzar esta postura, el propio club emitió un comunicado oficial en el que expresó: "El Real Madrid considera sorprendente que se puedan equiparar esas declaraciones (de Mourinho), en las que se constata un hecho objetivo y sancionable, a las que hizo el técnico del Real Sporting de Gijón, Manuel Preciado, en las que éste insulta y descalifica públicamente de manera muy grave a nuestro técnico"

La respuesta del Sporting de Gijón no se hizo esperar y calificó "ambas intervenciones como desafortunadas".