Bilbao, España.- México, vigente campeona del mundo de pelota, podría ser expulsada por un año de la Federación Internacional de Pelota Vasca (FIPV), a finales de este mes de mayo, por el impago del canon de 20.000 euros por la organización de los mundiales de 2006.
Así lo ha desvelado en rueda de prensa el presidente de la Federación Mexicana de Frontón, Pepe Musi, quien ha asegurado que, "además de la cuestión económica y de un venganza por la derrota deportiva de Francia y España en los mundiales, hay otras razones" para que la FIPV tome esa decisión.

La Federación Mexicana, que en las canchas de los mundiales de 2006 logró seis medallas de oro, mientras las selecciones favoritas, la francesa y la española, sólo consiguieron tres cada una, saldó el apartado económico con un déficit de unos 150.000 euros.

Pepe Musi, de viaje por el País Vasco, ha confesado en Bilbao que la deuda está prácticamente pagada, "pero no el canon exigido por la FIPV -gobernada esencialmente por dirigentes de Francia y España-, aunque hemos entregado a cuenta, como muestra de buena voluntad, 3.000 euros".

Preguntado si pagarán los 17.000 euros restantes, el presidente mexicano ha adelantado que lo harán "antes de que acabe el 2008".

En relación a la desafiliación de México de la Federación Internacional de Pelota Vasca, conforme al expediente incoado con fecha 11 de abril de este año, Musi ha dicho que, "aunque lleva esa fecha", él lo recibió "muchos días después" y que respondió a la Comisión de Disciplina de la FIPV "el pasado 7 de mayo".

La Federación Mexicana solicitó a la FIPV la condonación del canon porque, tras el fuerte déficit padecido a causa de los mundiales, ya hizo un gran esfuerzo para tapar las deudas, "pero la Federación Internacional, en carta del 13 de diciembre de 2006, respondió que tal medida no era posible".

México tiene concedida para el 2009 la Copa Mundial de frontón de 30 metros (paleta con pelota de goma), pero, al parecer, la Federación Internacional no reafirmará la sede si no paga la totalidad de la deuda del canon.

"La Federación Mexicana va a pagar hasta el último euro pero, señores, no nos engañemos, esta cuestión no es más que el 50 por ciento del problema entre la FIPV y la Federación Mexicana. Y de todo este lío los más perjudicados van a ser los pelotaris mexicanos que se quedarán sin jugar los torneos internacionales de esta federación", ha lamentado Musi.

En la raíz del conflicto están los 'guiños' de Pepe Musi con el Consejo Mundial de Pelota, de reciente nacimiento, que ya ha organizado competiciones y puesto en marcha un programa de ayuda técnica y de material a países latinoamericanos para revitalizar diferentes modalidades de la pelota.

"Cuando paguemos la deuda, surgirán otros problemas para enturbiar más la cosa", ha vaticinado el presidente de la Federación Mexicana de Frontón, quien, a principios de 2007 -casi coincidiendo con la puesta en marcha del Consejo Mundial-, fue cesado como vicepresidente de la FIPV.

"Es que la cúpula de la FIPV no admite críticas, yo les estorbo porque hago preguntas y ellos defienden sus puestos y sus viajes", ha apuntado el que fuera genial jugador de pala, quien ha asegurado que, "por unanimidad, la Federación Mexicana, en asamblea, decidió romper relaciones con el vicepresidente Julián García Angulo".

De García Angulo, ha comentado que "no es un hombre frontal" y que "se dedica a escribir cartas al CONADE (Comité Nacional de Deportes) para crear mal ambiente y torpedear relaciones", lo que considera "una injerencia no tolerable".

La Federación Mexicana de Frontón cuenta con 32 asociaciones, alrededor de 10.000 escenarios de juego de distintas modalidades y entre 90.000 y 100.000 practicantes.

Por otro lado, Txema Aldamiz-Etxebarria, vicepresidente del Consejo Mundial de Pelota y Disciplinas Asociadas, que le ha acompañado en la comparecencia periodística, ha comentado que "la FIPV es un organismo privado, no tiene monopolio alguno sobre la pelota y no acaba de asumir el principio de la libertad de asociación, de asociaciones con todos los amparos legales".

Ha agregado también que "sus directivos (de la FIPV) deberían dedicarse a trabajar por la pelota en el mundo para garantizar su futuro y olvidarse de la intimidación a personas y federaciones".