Estambul, Turquía .- La resolución aprobada el miércoles por el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de EU, que califica de "genocidio" la matanza de cientos de miles de armenios en el Imperio Otomano, ha indignado al Gobierno turco y amenaza con empeorar las relaciones entre Ankara y Washington.
Según diversas fuentes históricas, el genocidio armenio costó la vida en 1915 y 1917 a entre uno y 1,5 millones de personas de esta etnia, algo que Turquía como Estado sucesor niega hasta hoy.

A finales del siglo XIX vivían en el Imperio Otomano varios millones de armenios, unos dos millones de ellos en el territorio de la Turquía actual.

Grupos de la diáspora armenia en Estados Unidos y Europa animaron a principios del siglo XX a los armenios en Turquía a reclamar más derechos nacionales.

En 1915, durante la I Guerra Mundial, las tropas otomanas luchaban contra los rusos en el este de Turquía, donde numerosos armenios participaron en grupos partisanos para ayudar a los rusos, que también apoyaban la causa armenia.

En abril de ese año, el Gobierno otomano detuvo a unos 2.000 intelectuales armenios y asesinó a muchos de ellos.

Un mes más tarde, las autoridades otomanas iniciaron la expulsión masiva de armenios de la parte oriental del país con el argumento de que éstos podrían ayudar a las tropas invasoras rusas.

En las marchas hacia la vecina Siria y Mesopotamia (hoy Irak) murieron hasta 1,5 millones de personas como consecuencia de matanzas, el hambre y cansancio, aseguran los armenios.

La Turquía oficial se niega a calificar lo sucedido como "genocidio" y asegura que el Ejército otomano nunca dio la orden de asesinar en masa al pueblo armenio, y dice que no más de 500.000 personas fallecieron entonces.

Además, recuerdan que miles de turcos murieron como víctimas en enfrentamientos entre ambos pueblos durante el derrumbe del Imperio Otomano, que en 1923 dio paso a la Turquía moderna.

Documentos históricos demuestran que las principales capitales de Europa y también el Gobierno de EEUU estaban informadas sobre la masacre a través de sus diplomáticos destinados en la región.

Y en agosto de 1939 el dictador alemán Adolf Hitler se preguntó en relación con el planeado exterminio de los judíos: "¿quién habla hoy del exterminio de los armenios?".