Por Ernesto Montero/Notimex
Cd. de México.- El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Azucarera y Alcoholera (CNIAA), Juan Cortina Gallardo, presentó una propuesta para poner fin al conflicto cañero que mantiene parados a 57 ingenios del país.
Al subrayar que cada día se dejan de moler 100 mil toneladas de caña, planteó "sacar los excedentes" de azúcar del país, poner reglas claras de precios para ser competitivos y fijar políticas del sector para promover a la industria a largo plazo, incluida la cogeneración de energía mediante etanol.

Recordó en entrevista que hay excedentes por 500 mil toneladas, "se nos desapareció el consumo en México porque hubo cuotas de importación, baja en aranceles y contrabando técnico y bronco de azúcar".

De acuerdo con el directivo, la situación financiera de la industria es "muy delicada", porque muchos ingenios no cubren ni los costos de producción, por lo que llamó a las organizaciones cañeras a ver esa realidad.

"Hubo una política de bajar precios muy clara de la Secretaría de Economía, esa baja de precios, que ha sido de 20 por ciento de enero a la fecha, fue a través de mayor oferta. Por eso se nos cayó el consumo", argumentó.

Cortina Gallardo dijo que a menos de un mes a las importaciones del dulce en el marco del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, el escenario para 2008 es de bajos precios, por lo que "tenemos que ser realistas y enfrentarlo".

Lamentó que el gobierno, industria y cañeros no hayan tomado las decisiones difíciles, porque se resuelve siempre el problema coyuntural y no el estructural, "pero ya nos llegó la cuenta".

Consideró que la propuesta de la CNIAA presentada al gobierno y a los cañeros "va al fondo de los problemas, es una propuesta integral, porque si falta una parte la industria no va a salir adelante".

De esta manera, pidió al gobierno retirar del mercado mexicano los excedentes "sorpresa que vinieron a desestabilizar", y que las partes acepten la realidad que hay en cuanto a los bajos precios para alcanzar la competitividad.

"El cañero debe seguir recibiendo 57 por ciento que es la fórmula de pago aceptada por todos. La realidad es que la industria no puede pagar más que el precio del mercado, no podemos subsidiar al consumidor ni al cañero", argumentó.

La propuesta relacionada con políticas para el sector prevé la obligatoriedad para exportar excedentes, a fin de no desestabilizar al mercado.

Se necesitan políticas similares a las que Estados Unidos aplica a su industria, "no nos pueden pedir que compitamos mancos", señaló Cortina Gallardo.

Recordó que el gobierno todavía tiene 13 ingenios expropiados, "y en ese sentido sabe perfectamente lo difícil que está la situación".