Sergio Javier Jiménez / El Universal
Santiago Yogana, Oaxaca.- Ante cientos de personas descalzas, en huaraches, mujeres amamantando niños y hombres del campo comiendo frijoles y tortillas, el presidente Felipe Calderón presentó el plan sectorial social con el cual pretende reducir 30% la pobreza extrema en México al final del sexenio.
En un campo deportivo de tierra, Calderón dijo que las leyes no tienen sentido si la gente no tiene cómo vivir o qué comer.

Acompañado de los titulares de Sedesol, Salud, Educación, Medio Ambiente y Reforma Agraria, Calderón agregó: "Si la desigualdad y la injusticia niegan cualquier posibilidad de hacer valer un derecho por muy elegante que esté escrito en la Constitución o en la ley, de nada vale tener las maravillas y las riquezas que tiene México si la gente pobre no tiene ni para comer".

En el plan presentado por los secretarios se resumen las metas del sexenio: sacar de la pobreza extrema a 4 millones, 300 mil personas; disminuir en 15% el número de niños con desnutrición por pobreza; aumentar 67% la terminación de estudios de niños del sector; reducir 50% las casas con piso de tierra y dotar a 40% de las zonas pobres de luz.

También se busca aumentar el promedio de vida de 75.7 a 77.2 años; disminuir de 80% a 20% los muertos por diabetes; de 187 a 81 los casos de mortalidad materna y de 35 a 19 las muertes natales por cada 100. En educación: que 60 de cada 100 alumnos tengan educación superior; dotar de equipo a telesecundarias y aumentar las becas de 161 mil a 400 mil a jóvenes en pobreza para nivel superior.