Los gobiernos de Guatemala, El Salvador y Honduras pidieron a Barack Obama, respetar los derechos humanos de los niños migrantes. Foto Archivo
El presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, calificó de "grave" la situación y solicitó apoyo a Estados Unidos para "atender esta emergencia".
Santo Domingo, República Dominicana.- Los gobiernos de Guatemala, El Salvador y Honduras pidieron al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, respetar los derechos humanos de miles de niños centroamericanos que han emigrado a Estados Unidos y propiciar una reunificación familiar.

La solicitud fue planteada por los presidentes de los tres países durante una reunión cumbre del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) en el balneario de Punta Cana, República Dominicana.

"La petición del gobierno de Honduras a Estados Unidos es clara: que cada caso sea tratado en su individualidad, en respeto a los derechos de la niñez migrante, favoreciendo la reunificación familiar", dijo el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández.

Por su parte, el mandatario de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, pidió a Washington dar "condiciones dignas" en los albergues en territorio norteamericano a los niños de El Salvador, Honduras y Guatemala que emigraron sin compañía a ese país.

"Que el gobierno del presidente Obama apoye, impulse y logre la reunificación familiar", afirmó el gobernante.

El presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, calificó de "grave" la situación y solicitó apoyo a Estados Unidos para "atender esta emergencia, protegiendo los derechos de los menores y privilegiando el interés superior del niño y la reunificación familiar".

Pérez Molina anunció que durante la reunión, convocada para analizar temas de integración regional y de prevención de desastres, los mandatarios acordaron firmar una declaración especial sobre el caso de los niños migrantes, que mantiene en alerta a Estados Unidos, México y Centroamérica.

Este problema "refleja una de las tragedias más grandes de nuestra región, que debe ser atendida con dedicación y compromiso", expresó por su parte el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís.

  Las autoridades estadounidenses se han visto superadas por la llegada de 52.000 menores indocumentados no acompañados en lo que va del año fiscal 2014 (desde octubre de 2013), el doble que el año anterior.

Según datos del Instituto Nacional de Migración (INM) de México, en ese país se han interceptado más de 10.500 niños y adolescentes migrantes de camino hacia Estados Unidos, desde enero pasado hasta hoy.

La cifra supera en 7,4 por ciento a los 9.700 menores de edad, en su mayoría centroamericanos, que fueron interceptados durante todo 2013. Según el INM, de mantenerse esa tendencia, al cierre del año el número de infantes rescatados podría superar los 16.000.

El SICA lo integran los siete países centroamericanos más República Dominicana, que ingresó como miembro en junio del año pasado y actualmente ostenta la presidencia pro témpore del organismo, la cual entregará a Belice al concluir la cumbre.

A la reunión asisten siete de los ocho jefes de Estado del foro regional, ya que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, no participó y envió como delegado al vicecanciller, Valdrac Jaenstchke.