Carlos Quiroz/Excelsior
México, D.F. .- La credencial de elector con fotografía que se emita a partir de agosto próximo por el Instituto Federal Electoral (IFE) y que deberá incluir la Clave Unica de Registro de Población (CURP) podría terminar con el proyecto de expedir una cédula de identificación ciudadana, como lo exige la ley.
De esta manera, más de cien millones de mexicanos contarán con un solo documento que avale de manera fehaciente su identidad. Aun así, el Estado mexicano está obligado a expedir una Cédula de Identidad y crear un Registro Nacional Ciudadano, como lo prevé el artículo 36 constitucional, por lo que haría falta una reforma a la Carta Magna para permitir lo que parece inevitable, una fusión entre ambos documentos.

"Ciertamente, la credencial para votar no es un medio de identificación, el Cofipe lo señala, el único uso que tiene es para votar con ella, pero en la práctica resulta un documento difundido en nuestro país y por lo cual se le ha dado una característica de identificación.

"La ventaja es que, ahora con las modificaciones al Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe), que establece que la credencial para votar debe llevar la CURP, nos permite entonces darle una solidez, porque con la Clave Unica de Registro de Población ligamos el acta de nacimiento", señaló en entrevista para Excélsior Carlos Anaya Moreno, director del Registro Nacional de Población (Renapo), que depende de la Secretaría de Gobernación.

Para el funcionario federal expedir una cédula de identidad ciudadana, como lo obliga la ley, pondría a competir a los dos documentos: la cédula y la credencial de elector.

"El hecho de sacar un documento que compite como medio de identificación, aunque no se use para votar, nos llevaría a pensar en cuánta gente dejará de sacar la credencial para votar, porque ya tendría el otro documento de identificación, y esto es algo que se debe hacer con mucha prudencia."

Aunque no descarta que la credencial de elector y la cédula de identidad ciudadana puedan coexistir, sin que alguno de ellos entre en desuso, las autoridades del gobierno federal tampoco descartan la posibilidad de que ambos puedan fusionarse.

"Creo que fue muy sano lo que hicieron los legisladores al amarrarnos con la CURP, porque de esa manera vamos juntos y se está buscando el mejor de los fines sin competir, sin poner un documento que sirva para lo mismo, sino que cada quien hace su trabajo y de alguna manera vamos hermanados y también se vigila.

"Ni yo puedo expedir una sola credencial para votar, pero también ellos (el IFE), cuando empiecen a emitir (las credenciales) con la obligación de que vaya una CURP, pues tampoco podrán expedir 24 credenciales de una misma persona, porque tendrá que presentar su clave única y no puede haber alguien con 24 actas de nacimiento. Entonces habrá manera de evitar este tipo de cosas", explicó Anaya Moreno.

Hasta el momento el IFE no ha definido cómo estará trabajando con el Renapo para el intercambio de información de la identidad de los mexicanos que deberá incluirse en la credencial de elector, y es que existen varias posibilidades para ello.

"Nosotros hemos platicado ya en varias ocasiones con el director del Registro Federal de Electores al respecto, nosotros estamos en la mejor disposición de apoyarlos, ellos son una entidad más, nosotros tenemos interconectadas a más de 200 entidades a nivel estatal y municipal, tenemos más de mil 800 módulos, que no es personal de la Segob, sino de las dependencias donde trabajan, entonces si el IFE entra a un esquema de éstos, si es lo que ellos consideran conveniente, no tenemos ningún problema. Si quiere que sea de otra manera, quiere que sea a través del ciudadano como se haga esto, pues es una decisión que tendrán que tomar ellos", señaló Carlos Anaya.

Otra posibilidad es que el IFE entregara al Registro Nacional de Población la información que tiene relación con la identidad de las personas que integran el Registro Federal de Electores, para que se haga la confronta de los datos.

"La ley señala que los datos de identidad a los que tenemos derecho a accesar tienen que ver con quién es la persona, pero los datos de dónde vive, dónde vota, cuál es su clave de elector, los debe resguardar el Instituto Federal Electoral. Son los mismos datos que incluso en otras dependencias se pide, por ejemplo, cuando nos mandan una información del sector salud o educativo, mandan los datos de identidad: cómo se llama la persona o el niño, cuándo nació, en dónde nació, cuál es su sexo, son datos de identidad, nosotros creamos la Clave Unica de Registro de Población y regresamos el dato, no nos manda en cuál escuela está ni en qué año está, esos son datos privados que tiene que manejar la dependencia.

"En este caso igual, el Instituto Federal Electoral también nos mandaría los datos de identidad exclusivos y todos los demás los tendrá que conservar", subrayó el titular del Renapo.

Nuestro país comparte junto con algunas naciones de Africa un retraso en materia de identificación de sus ciudadanos, pues, a pesar de que a nivel constitucional se establece la obligación para el Estado de crear un Registro Nacional de Población y expedir una Cédula de Identidad Ciudadana, esto no se ha dado.