Serbia.- El primer ministro de Kosovo, Hashim Thaci, se negó este viernes a confirmar su intención de proclamar unilateralmente el domingo la independencia de esa provincia serbia, en medio de una creciente tensión internacional por la inminente secesión.
"Concentrémonos en el tema de esta conferencia de prensa", respondió Thaci al ser interrogado por periodistas sobre la fecha de la proclamación de la independencia kosovar.

Una fuente del despacho del primer ministro había dicho a la AFP que Thaci debía confirmar que Kosovo se declararía independiente el domingo.

En su rueda de prensa, el jefe de gobierno trató principalmente de tranquilizar a la minoría serbia de Kosovo, cuya población es mayoritariamente de etnia albanesa.

"En el Kosovo independiente, ningún ciudadano será discriminado y se tratará bien a todas las minorías. Garantizamos derechos iguales y la seguridad. Kosovo es la patria de todos sus ciudadanos. Como primer ministro, yo lo garantizo", afirmó.

El nacimiento del nuevo Estado en los Balcanes, que está administrado por la ONU desde 1999, se hará con fuerte apoyo de la Unión Europea (UE) y de Estados Unidos, y la vigorosa oposición de Serbia y Rusia, que han señalado que jamás lo reconocerán.

El Parlamento de Kosovo, entretanto, aprobó este viernes una moción que le permitirá adoptar en 24 horas las leyes relacionadas con su independencia. Ese cambio en el procedimiento permitirá una rápida aprobación de los textos previstos por el plan del enviado especial de la ONU, el finlandés Martti Ahtisaari, que aboga por una independencia de Kosovo bajo "supervisión internacional".

Serbia y su tradicional aliado, Rusia, advirtieron el jueves que nunca aceptarán la independencia de Kosovo, durante discusiones en el Consejo de Seguridad de la ONU que, tal como se vaticinaba, no desembocó en decisión alguna ni impedirá la proclamación.

El embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin, cuyo país tiene derecho de veto en el Consejo de Seguridad y es un aliado incondicional de Belgrado, dijo que la declaración unilateral de independencia sería "una violación flagrante de la ley internacional".

El reelecto presidente serbio, Boris Tadic, reiteró por su parte con vigor esa posición al asumir este viernes su segundo mandato. "Juro solemnemente consagrar todos mis esfuerzos a preservar la soberanía y la integridad territorial de la República de Serbia", declaró.

La minoría serbia de Kosovo rechazó el viernes la anunciada independencia y decidió constituir su propio parlamento en coordinación con Belgrado, en las elecciones municipales serbias previstas para mayo.

La Unión Europea debe lanzar a medianoche (23H00 GMT) su misión para Kosovo, bautizada EULEX Kosovo, compuesta por unos 2.000 policías y juristas, para acompañar los primeros pasos de la nueva república. Con esa misión, los europeos buscan demostrar su voluntad de estabilizar los Balcanes e integrarlos a la UE.

El objetivo de la misión es "guiar y aconsejar a las instituciones kosovares en todas las áreas vinculadas con el Estado de derecho", así como establecer una justicia independiente y multiétnica y unas fuerzas policiales multiétnicas.

Thacireiteró su llamado para que regresen al país todos los serbios que se exiliaron de Kosovo desde el fin de la guerra entre las fuerzas serbias y la guerrilla albano-kosovar.