Universal
La celebración del bicentenario de la Independencia y del centenario de la Revolución Mexicana será un espacio para fortalecer la unidad de los mexicanos, "muy por encima de cualquier diferencia política o de mera coyuntura", sostuvo el presidente Felipe Calderón.
México.- Al presentar a Rafael Tovar y de Teresa como coordinador general de los preparativos de lo que será en 2010 denominado el Año de la Patria, el titular del Ejecutivo aseguró que en esos festejos participan todos.

"Los héroes (nacionales) no pueden ser reclamados por nadie como patrimonio exclusivo, nuestra historia es indivisible y es la esencia de nuestra identidad, es el vínculo indisoluble que une a toda mexicana y a todo mexicano sin excepción".

En el salón Tesorería del Palacio Nacional y ante gobernadores, embajadores y representantes de los Poderes Legislativo y Judicial, Calderón Hinojosa aseguró que la organización de los eventos para 2010 no implican sustitución ni cancelación de otros proyectos de celebración.

"La idea no es cancelar o sustituir proyectos de celebración, la idea es armonizar la fuerza creativa de todos y que sea, precisamente, 2010 un año de encuentro para los mexicanos" y por ello le dio instrucciones a Tovar y de Teresa de entablar comunicación con funcionarios de todos los niveles para que participen.

"Será también un momento y un espacio para fortalecer la unidad de los mexicanos, en el orgullo de nuestra historia y del ser nacional; la unidad en torno a los valores patrios", señaló.

El objetivo, dijo Calderón, es reconciliar y unir a todos los mexicanos en torno a la conmemoración de nuestra historia, de nuestro origen, de nuestro futuro, hacer patente que provenimos de la misma raíz y que somos hermanos por historia y por derecho.

"La fraternidad entre mexicanas y mexicanos será el sello distintivo de los festejos de 2010", aseguró.

El titular del Ejecutivo, quien tuvo como invitado a esta ceremonia al ex presidente del gobierno español Felipe González, señaló que así como lo hicieron los héroes del país, "hoy nos corresponde seguir luchando para alcanzar los ideales de justicia, de equidad, de independencia".

Nuestra generación, dijo, tiene la enorme responsabilidad de retomar los ideales de nuestros héroes en la construcción de la nación que queremos ser.

"No seremos meros espectadores ni tampoco nos limitaremos a contemplar con nostalgia las glorias del pasado. Hoy más que nunca debemos transitar el camino de la igualdad que nos señalaron Hidalgo y Morelos, el camino del respeto a la ley que nos indicó Juárez, el camino de la democracia que nos mostró Madero, el camino de la equidad y la justicia social que nos enseñó Zapata, el camino de las decisiones valientes en defensa del interés nacional que nos mostró Lázaro Cárdenas", sentenció.

Los festejos del 2010 serán, concluyó, un alto en el camino para analizar dónde nos encontramos en la ruta para alcanzar un México más próspero, más equitativo e igualitario.