El Universal
Reconoce el procurador Eduardo Medina Mora que esta banda delictiva ha involucionado dentro de la cadena criminal, incursionando en el secuestro y robo.
Tijuana.- Luego de admitir que las autoridades no han logrado desarticular el cártel de los hermanos Arellano Félix a pesar de años de esfuerzo y acciones, el procurador general de la República, Eduardo Medina Mora, aseguró que las células delictivas han "involucionado" y ahora se dedican al secuestro y los robos a mano armada.

"Por años, el crimen organizado captó y compró voluntades individuales para infiltrarse en las corporaciones de seguridad y justicia y en la sociedad, y mediante intimidación, impunidad, violencia y corrupción, se fue asentando a lo largo de los años", señaló.

En reunión del Gabinete Nacional de Seguridad en el que participaron los secretarios de Gobernación, de la Defensa Nacional, de la Marina, de Seguridad Pública, y las autoridades locales, el fiscal de la nación justificó que la ola violenta que afecta al país es causada por la disputa de territorios y "la supremacía de unas células sobre otras".

Coincidió con el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, al asegurar que las bandas criminales con presencia en esta frontera están debilitadas, aunque admitió que en el caso de los Arellano Félix "la desarticulación no ha sido aún lo completa y exitosa que todos queremos y los mexicanos exigen".

Como logros mencionó la detención de algunas cabezas de ese cártel, pero no ocultó que otros líderes criminales, como Manuel Aguirre Galindo, siguen prófugos de la ley.

Mientras el titular de Gobernación advirtió que no se descansará hasta desmantelar las bandas organizadas de delincuentes, Medina Mora consideró que por su ubicación geográfica, Baja California y Tijuana en particular requieren de trabajo estratégico para acabar con la delincuencia, en específico el tráfico de personas, armas y drogas.

"Aquí, los daños causados por la delincuencia organizada al tejido social son amplios, profundos y llevan muchos años de duración", admitió el titular de la PGR.

Mencionó como "parte de sus logros" la detención hace diez años del "cerebro financiero" de los Arellano Félix, Jesús Labra Avilés, así como de su principal cobrador de "cuentas" entre sus enemigos, Ismael Higuera Guerrero.

Sin dar oportunidad a cuestionamientos por parte de los reporteros que "cubrieron" el evento, Medina Mora detalló los resultados del Operativo Conjunto Tijuana, que inició el 1 de enero del 2007 y destacó la detención mil 526 personas; el decomiso de 88 toneladas de mariguana y semillas, así como la incautación de 339 armas largas y 492 cortas. Además, la confiscación de 52 kilogramos de cocaína y 66.4 kilogramos de heroína.

El procurador de la República también destacó la puesta en marcha el programa Oassis para reforzar la seguridad de la frontera.

Secuestro, el mayor flagelo

Luego de cuatro reuniones privadas con diferentes sectores del gobierno y sociedad, el titular del Ejecutivo estatal, José Guadalupe Osuna Millán, detalló que se lograron seis acuerdos entre los que destaca combatir con mayor énfasis el delito de secuestro, como parte del crimen organizado.

Además, se comprometieron a continuar con la depuración de los cuerpos policíacos y fortalecer la capacitación de los elementos, reforzar los esquemas de coordinación, así como establecer acuerdos y compromisos entre sociedad y gobierno.

La reunión se llevó a cabo en las instalaciones del Centro de Alto Rendimiento de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) que prácticamente fue sitiada desde las primeras horas de este viernes por elementos del Ejército, la Policía Federal y demás corporaciones.