El primer ministro Gordon Brown dijo a legisladores que el plan sigue discusiones con el gobierno iraquí y progresos en el sector sur en Irak
El primer ministro Gordon Brown dijo el lunes que Gran Bretaña reducirá la cifra de soldados en Irak a 2.500 a comienzos de 2008.

Brown dijo a legisladores que el plan sigue discusiones con el gobierno iraquí y progresos en el sector sur en Irak.

Gran Bretaña tiene unos 5.000 soldados emplazados en su mayoría en una base aérea en las afueras de la sureña ciudad de Basora.

''Planeamos para la próxima primavera (en el hemisferio norte) reducir la fuerza en el sur de Irak a una cifra de 2 mil 500'', dijo Brown en una declaración. Una decisión sobre más recortes se hará una vez sea completada esa reducción, dijo a legisladores.

Las fuerzas iraquíes asumirán el control de la seguridad en la provincia sureña de Basora en unos dos meses, poniendo fin así a la misión de combate de Gran Bretaña en el país.

''Planeamos pasar a una segunda etapa de vigilancia, en la que la coalición tendrá una capacidad más limitada de intervención y en la que el principal foco será entrenamiento y supervisión'', dijo Brown.

Alrededor de 500 miembros del personal de logística y apoyo serán trasladados de Irak a otros puntos en el Oriente Medio _ probablemente en Kuwait_, para respaldar a los soldados que queden, dijo el primer ministro.

Los intérpretes iraquíes y el personal civil iraquí empleado por las fuerzas británicas por más de 12 meses recibirán ayuda financiera para mudarse, abandonar el país o estarán autorizados ''en circunstancias acordadas, a ingresar a Gran Bretaña'', dijo Brown.