Notimex
Mérida.- El número de especies de la herpetofaun a (anfibios y reptiles) de México ha crecido en más de un 16 por ciento en relación con la lista registrada oficialmente hasta el año de 1993 por la Sociedad Herpetológica Mexicana.
Según los estudios hechos por esa asociación civil, desde esos últimos trabajos publicados al respecto han aparecido numerosos cambios taxonómicos que afectan la nomenclatura o catálogo de especies.

Con los anfibios y reptiles registrados en este nuevo informe, el número de especies de anfibios reptiles de México se eleva de unas 997 a mil 165.

Este trabajo, realizado por los especialistas de la UNAM e integrantes de la Sociedad Herpetológica Mexicana, Oscar Flores Villela y Luis Canseco Márquez, intenta actualizar la lista de especies de anfibios y reptiles conocidas para México, así como la nomenclatura (su número).

Se destaca que se encontraron unas 70 nuevas especies de anfibios o bien algunas subespecies que ya pueden catalogarse como especies nuevas.

En el caso de los reptiles, las nuevas especies que ya forman parte del acervo taxonómico de la Sociedad Herpetológica son 98, la mayoría localizadas en la zona serrana del sur del país, siendo Oaxaca y Guerrero los estados en donde se ubicaron más especies nuevas.

En la Península de Yucatán, en 1995 se ubicó una especie cuyo nombre científico es ctenosaura alfredschmidti, que es un ejemplar de la familia de las salamandras.

El trabajo de estos investigadores no incluye el hallazgo de lo que parece ser una nueva variedad de cocodrilos color azul que fueron encontrados en febrero pasado en el Cañón del Sumidero, en Chiapas.

En ese lugar, especialistas del Zoológico 'Miguel Alvarez del Toro' (Zoomat) encontraron cuatro ejemplares de una especie de cocodrilo de río de color azul, considerada como atípica.

En ese entonces, Jerónimo Domínguez Lazo, curador del Museo del Cocodrilo, señaló que los ejemplares fueron trasladados a este lugar luego de ser detectados en nidos de hembra que se localizan en el Cañón, pues los consideraron un importante hallazgo que debe ser analizado.

El especialista señaló que esta especie presenta unas características particulares, ya que su lengua y panza es de color azul, mientras que sus ojos son negros.

La primera ocasión que el personal del Zoomat obtuvo los registros de ejemplares con estas características fue en 2003, con un macho, mientras que en 2004 fue encontrado otro, y a finales de 2006 nacieron cuatro de un sólo nido.