María de las Heras/El País
El 2010 se aproxima y las predicciones apocalípticas empiezan a escucharse con mayor frecuencia.
Madrid, España.- El próximo 20 de noviembre arrancarán oficialmente los festejos por el centenario de la Revolución Mexicana, que se cumple en 2010. ¿Quién le iba a decir al General Cárdenas que serían precisamente los seguidores de Gómez Morín los que encabezarían las celebraciones conmemorativas de la gesta revolucionaria? ¿Y quién le explica a Gómez Morín que son sus Accionistas quienes tendrán que ensalzar las virtudes de un movimiento de carácter eminentemente socialista y anticlerical?

Mientras las autoridades federales emanadas de las filas del Partido Acción Nacional tratarán de colocar en el centro de los festejos la figura de don Francisco I. Madero, la población sigue viendo en Emiliano Zapata y Francisco Villa las figuras emblemáticas del movimiento.

¿Y los seguidores de Plutarco Elías Calles? Ah!, con ellos nunca se sabe, parafraseando a ese personaje de la televisión llamado la Chimoltrufia: como dicen una cosa dicen la otra. Quizá por eso a cien años del inicio del movimiento apenas un poco más de la cuarta parte de la población percibe que son los priistas quienes mejor representan y defienden el ideario revolucionario ¿Cuántos en las filas del Revolucionario Institucional se atreverían hoy a declararse partidarios de lo colectivo por encima del interés particular, de las organizaciones sociales por encima del individualismo ciudadano? Seamos sinceros, a juzgar por los hechos, deben ser pocos los priístas del siglo XXI que realmente profesan la ideología plasmada en los estatutos de su partido.

Pero al margen de partidos políticos e ideologías, siete de cada diez personas consideran que sí hay materia para festejar los logros conseguidos tras la Revolución Mexicana. Cuando inició el siglo XX éramos una sociedad de analfabetos en la que la inmensa mayoría carecía de lo mínimo, por lo que la esperanza de vida apenas rebasaba los treinta años. Éramos un país donde las libertades de expresión y asociación no existían; donde el sufragio efectivo era un sueño; una nación condenada al autoritarismo y a la injusticia producto de la reelección interminable de autoridades carentes de toda legitimidad. Cien años después los mexicanos seguimos luchando por conseguir que realmente se cumplan todos los preceptos plasmados en la Constitución de 1917, pero sin duda tenemos mucho que festejar.

El 2010 se aproxima y las predicciones apocalípticas empiezan a escucharse con mayor frecuencia. Los problemas económicos, políticos y sociales que estamos viviendo en México parecen apuntar a que el ciclo de-diez-a-diez se puede repetir. No son pocos -29%- quienes están convencidos que en el próximo año habrá un gran movimiento social en nuestro país. A ellos se suma otro 34% que opina que hay cierta probabilidad de que eso ocurra, aunque no mucha.

De ninguna manera soy partidaria del destino irreductible, pero no dejo de pensar que debían ser muy pocos los mexicanos que en 1909 sospechaban que, apenas pasaran los festejos por el centenario de la Independencia, México sería el escenario de la primera gran revolución social del siglo XX.

No hace mucho paseando por la Feria del Libro de Madrid cayó en mis manos un ejemplar de "El México de Porfirio Díaz. Estudio sobre el desenvolvimiento general de la República mexicana", edición que formó parte de la colección "A través de América" de F. Sempere y Compañía, Editores, con fecha de publicación: octubre de 1910.

En este libro, en el que el español Julio Sesto estampara como dedicatoria "Pueblos anárquicos: miraos en este espejo", el autor describe las condiciones, según su muy particular apreciación, de la prensa, el arte, el trabajo, los negocios, la agricultura y las ciencias en el México porfiriano, trabajo que al decir de los editores fue de tal éxito, que la primera edición se agotó a los pocos meses de haber salido.

En el capítulo final de tan solicitada obra y que lleva por título "Algo sobre el general Díaz y el mañana de México", Sesto afirma, dos meses antes de que estallara la Revolución, que: "...hoy que se ha dado en preguntar en México hacia dónde vamos, asumiéndose una actividad pesimista que no tiene por qué posesionarse de ella los mexicanos en tan sumo grado... No hay, pues, ninguna amenaza para el mañana de México. La estabilidad económica y la estabilidad de la actitud pasiva del pueblo garantizan la paz en aquella tierra... Habrá sencillamente mutaciones de regímenes políticos puramente internos y de fórmula, los que, si se llevan a cabo con prudencia, no comprometerán el orden... Hay una gran fuerza de sabiduría comprimida por un grupo de mexicanos ilustres que, cuando sea aplicada, hará marchar al país quizá mejor todavía que hoy."

Perdone señor Madero / no fui a la Revolución / pa volverme hacendado / y convertirme en patrón Y si acaso no cumplimos / lo que ya se prometió / se irá otra vez a las armas / de nuevo a la rebelión. Corrido de la entrevista de Zapata y Madero, José Muñoz Cota