La Jornada
Sin embargo, también reconoció que "estamos en arenas movedizas" en este tema, porque a consecuencia de la devaluación del peso frente al dólar y el consiguiente incremento de los insumos de la industria farmacéutica, existe el riesgo de desabasto de medicinas.
México, D.F..- Los contratos para la compra de medicamentos del sector salud se firmaron por un año, por lo que no hay posibilidad de renegociar los precios, advirtió el titular de la Secretaría de Salud, José Angel Córdova Villalobos.

Sin embargo, también reconoció que "estamos en arenas movedizas" en este tema, porque a consecuencia de la devaluación del peso frente al dólar y el consiguiente incremento de los insumos de la industria farmacéutica, existe el riesgo de desabasto de medicinas.

En entrevista, momentos antes de la ceremonia con que dio inicio la colecta nacional de la Cruz Roja Mexicana, Córdova se refirió a la petición de los laboratorios nacionales para que las autoridades acepten una nueva negociación en los precios de las medicinas que se surtirán este año a las instituciones del sector público, debido principalmente al nivel que ha alcanzado la cotización del dólar y la dependencia de fabricantes respecto a insumos de importación (La Jornada 15/03/09).

De entrada, el funcionario descartó tal posibilidad y dudó de la versión de los empresarios que aseguran tener pérdidas. "Eso habría que verlo; la verdad es que las ganancias en el área de medicamentos innovadores son enormes". Tampoco aceptó totalmente el argumento sobre el monto que los laboratorios invierten en el desarrollo de nuevos fármacos. "Habría que ver", insistió, para luego resaltar que a partir de los convenios para la reducción de cotizaciones, la Secretaría de Salud (Ssa) analiza qué beneficios adicionales se pueden ofrecer a los afiliados del Seguro Popular, en particular la atención médica integral de enfermedades de alto costo.

No obstante, admitió que los industriales pueden recurrir a mecanismos legales con las secretarías de la Función Pública o de Hacienda para obligar a la Ssa a renegociar, y aunque "no sería correcto, tendríamos que hacerlo".

Recordó que durante el diálogo con los representantes de los laboratorios fabricantes de medicinas de patente, se acordaron los precios de estos productos con base en una cotización 10.60 pesos por dólar. Con ello, el sector se ahorraría 4 mil 900 millones de pesos.

Ahora que el dólar ronda los 15 pesos, para el Sistema Nacional de Salud sería imposible asumir los costos que eso implicaría. En todo caso -dijo-, habría una compensación o que los laboratorios aceptaran pagar la penalización y dar por finalizado el contrato para que dependencias estén en posibilidades de convocar a otra licitación.

Córdova reconoció que en ese escenario también existe el riesgo del desabasto de medicinas por el tiempo que se llevaría el trámite administrativo. "Estamos conscientes de que pisamos arenas movedizas y pueden pasar muchas cosas, pero no nos vamos a precipitar".

Sobre los genéricos, cuyos fabricantes también se incluyen en la crisis económica, comentó que "con ellos no hay mucho problema, porque ahí el precio se puede ajustar solito", debido a que son varios los productores de una misma fórmula. "Si abrimos una nueva licitación en este ramo podemos tener muchos proveedores", y más ahora que se ha dado la apertura de fronteras al eliminar el requisito de planta como obligación para obtener un registro sanitario, apuntó.