Universal
La recuperación por un desgarre en la pierna izquierda dilatará un mes. Jared Borgetti se perfila para ocupar el puesto
Miguel Sabah lo supo desde que sintió aquel intenso dolor en la pierna izquierda: la lesión que acababa de sufrir era seria, y ayer quedó confirmado.

Después de practicarle los estudios correspondientes, se diagnosticó que el torneo ha terminado para el máximo goleador del Cruz Azul en el Apertura 2007.

"Se le realizó una resonancia magnética a Miguel Sabah, que mostró una lesión de cinco centímetros sobre el tercio superior del abductor izquierdo", revela Alfonso Jiménez, médico de La Máquina. "Es un desgarre muscular, así es que esto nos va a llevar -aproximadamente- un tiempo de cuatro semanas".

Por lo que el quintanarroense ni siquiera podría estar en caso de que los Cementeros lleguen a la final, pues no es recomendable intentar acelerar el proceso natural de recuperación.

"Como es un desgarre, no puedes forzar mucho la situación", asegura Jiménez. "Si fuera otro tipo de lesión, probablemente sí con algún otro tipo de tratamiento, pero en este caso -antes de hacer un trabajo forzado- tienes que dejar que la lesión sane, cicatrice, y eso se lleva -en promedio- de 21 a 28 días".

Sin embargo, la mala noticia no desalienta a Sergio Markarián, al menos en el discurso.

El director técnico uruguayo solicita no olvidar que cuenta con uno de los mejores planteles en el futbol mexicano, al que pertenece Jared Borgetti, quien se perfila para ser el sustituto de Sabah durante la Liguilla.

"No creo que nos afecte", sentencia el estratega cruzazulino. "El nivel de Jared permite pensar en una buena actuación".

"En esta semana, lo he visto aún mejor, así es que espero que podamos disimular la importancia de la ausencia de Sabah, porque no hay que olvidarse de que hizo una cantidad de goles importante (11) y se convirtió en nuestro goleador", agrega. "De hecho, lo era desde el año anterior, así es que su ausencia es de lamentar y más por la lesión, pero tengo mucha confianza en Jared, pienso que va a andar muy bien".

"No hay palabras para decir que es lo mejor; obviamente, no", reconoce el sinaloense. "Un compañero se lesiona y eso es algo malo para el equipo, pero es la oportunidad de los demás, de los que hemos estado ahí durante el torneo, esperando poder entrar, y aportar lo que tenemos para el equipo... Ojalá que así sea."