LA JORNADA
México, D.F. .- Senadores de PRD, PAN y PRI refutaron al dueño de Tv Azteca, Ricardo Salinas Pliego, y le advirtieron que con las reformas al Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe) no pretenden censurar a nadie, sino acabar con los negocios multimillonarios de los medios electrónicos en torno a las campañas políticas.
El coordinador de los senadores perredistas, Carlos Navarrete, dijo que Salinas Pliego "no defiende principios ni intereses, sino su chequera", porque con la reforma constitucional electoral, que se concretará en las modificaciones al Copife, "quitamos los miles y miles de millones de pesos provenientes del erario que iban a parar a sus bolsillos", a través de la venta de propaganda electoral.

Ricardo García Cervantes, senador por el PAN, quien participa en el grupo plural que elabora el nuevo Cofipe, señaló que son "ridículas" las afirmaciones del dueño de Tv Azteca de que "los tres grandes partidos" pretenden acabar con la libertad de expresión y echarla "al basurero".

Agregó que en la mayoría de los medios electrónicos se está malinformando a la opinión pública de manera deliberada, ya que no hay intención alguna de limitar la libertad de expresión, "ni de dar línea" a los conductores de noticias.

El también panista Alejandro Zapata Perogordo pidió a Salinas Pliego no especular y tomar en consideración que tiene en concesión un bien que es del dominio público, el espacio radioeléctrico, que debe servir para el bienestar de la mayoría.

Los legisladores "no podemos restringir la libertad de expresión, pero es nuestro deber fortalecerla", agregó.

Por su parte, el senador priísta Adolfo Toledo Infanzón rechazó que existan intereses políticos de los tres partidos mayoritarios para imponer leyes que atentan contra la libertad de expresión, y exigió al dueño de Tv Azteca seriedad y que formule sus críticas directamente en el Congreso.

Navarrete señaló que lo expresado por Salinas Pliego "retrata de cuerpo completo la forma de actuar de un poder fáctico". Se nota, agregó, que a él y los demás dueños de las cadenas de radio y televisión "les duele" la reforma secundaria que se diseña en el Congreso, ya que impedirá que se presente un escenario como el de 2006, en el que los poderes mediáticos decidieron "quién no podía ser presidente de la República".