El Universal
La canciller Patricia Espinosa Cantellano aceptó que la Iniciativa Mérida, además de combatir el narcotráfico, también tiene el objetivo de fortalecer la capacidad de México para detectar terroristas que intenten atacar a Estados Unidos vía territorio mexicano.
Por ello, parte de los recursos en equipos y tecnología proporcionados por los estadounidenses serán destinados a controlar el flujo migratorio a través de la digitalización y verificación de documentos de viaje a lo largo de las fronteras Norte y Sur, así como para modernizar y expandir la infraestructura del Instituto Nacional de Migración (INM), explicó la secretaria de Relaciones Exteriores.

Durante su comparecencia antelas comisiones unidas de Relaciones Exteriores y de América del Norte del Senado la canciller reconoció:

"Con toda honestidad no tenemos equipo suficiente para tener un registro exhaustivo de todas las personas que entran a nuestro país. Se trata de fortalecer nuestra capacidad para detectar terroristas; gente que quiere entrar a México, nosotros queremos pensar, que más bien, como para dirigir algún tipo de ataque a nuestro vecino".

En el tema del terrorismo la presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores, Rosario Green expresó su preocupación a la canciller porque en la solicitud de recursos presupuestales al ejecutivo estadounidense para este 2008 está incluida en la partida de para apoyar la lucha contra el terrorismo en Afganistán e Irak.

"Es necesario hacer todos los esfuerzos posibles para que el Congreso de Estados Unidos tenga claro que en el caso de México no ha habido ni hay vinculación alguna entre narcotráfico y terrorismo", dijo Green.

La titular de la política exterior detalló que dentro de los equipos que proporcionará Estados Unidos se encuentran modernos sistemas de operación migratoria, apoyo a la digitalización de forma y permisos de migración, entre otros recursos.

Espinosa Cantellano fue cuestionada en diversas intervenciones a lo largo de su comparecencia que duró aproximadamente cuatro horas. El senador Ricardo Monreal reiteradamente le solicitó, incluso "por el amor de Dios", la entrega del documento firmado entre México y Estados Unidos que originó la Iniciativa Mérida.

La canciller explicó que no existe un documento firmado, sino que este plan es solo un compromiso político en el que se acuerdan principios básicos de cooperación bilateral.

Espinosa Cantellano explicó que será hasta que el Congreso estadounidense apruebe el monto de los primeros 500 millones de dólares, cuando se firmen los acuerdos interinstitucionales de recepción de equipo o capacitación.

La secretaria reiteró, ante las dudas de los legisladores, que no habrá presencia militar ni de contratistas particulares en México y que todo el sistema será operado por autoridades mexicanas.

Dijo que no existen compromisos ni metas establecidas a cambio de esta colaboración que proporciona Estados Unidos, pero si reglas fijas de cómo se utilizarán los recursos.