Notimex
El gobierno decidió no extender la medida impuesta porque las agencias de seguridad afirman tener el control de la situación en el país
Beijing. El primer ministro de Tailandia, Abhisit Vejjajiva, anunció hoy que su gobierno ha decidido levantar el toque de queda impuesto en Bangkok y otras 23 provincias el pasado 19 de mayo cuando las tropas tailandesas pusieron fin a la revuelta de los "camisas rojas".

La medida estaba prevista que expirará a las 04:00 horas locales de este sábado, por lo cual el gobierno debía decidir si la prorrogaba o la cancelaba, reportó el periódico The Bangkok Post en su sitio en línea.

El toque de queda fue impuesto horas después de que los manifestantes antigubernamentales que acababan de ser desalojados del centro de Bangkok saquearan e incendiaran varios edificios, entre ellos la sede del mercado bursátil y el complejo de grandes almacenes Central World, incluyendo cines, tiendas de artículos de lujo y numerosos restaurantes y cafeterías.

En rueda de prensa, luego de un encuentro con su gabinete en la casa de gobierno, Abhisit señaló que su administración decidió no extender el toque de queda porque las agencias de seguridad están confiadas que tienen el control de la situación en el país.

"No tenemos que prorrogarlo más. La situación está bajo control", comentó Abhisit, cuya gestión fue puesta en jaque por los miles de seguidores del Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura (FUPP) que exigían su renuncia, entre otras demandas.

Sin embargo, el premier adelantó que el decreto de Emergencia, emitido durante el periodo que duraron las protestas antigubernamentales en Bangkok, del 14 de marzo al 19 de mayo, continuará vigente.

El estado de excepción, en vigor desde el pasado 7 de abril, permite al Ejército hacerse con el control de la seguridad, prohibir asambleas y censurar a los medios de comunicación, entre otras medidas.

Los dos meses que duraron las protestas, en el peor conflicto político social registrado en Tailandia desde hace 20 años, dejaron 88 personas muertas y mil 885 heridas, luego que las fuerzas del orden mantuvieron varios enfrentamientos con los "camisas rojas".

Sin embargo, para Abhisit se ha abierto otro frente en su contra, luego que un grupo de legisladores opositores busca iniciar un proceso para destituirlo, tras el pésimo manejo a la crisis de los "camisas rojas", que apoyan al depuesto premier.

El "impeachment" fue presentado esta semana por el partido Puea Thai, fuerte enemigo político de Abhisit, y también está dirigido contra el viceprimer ministro, al canciller, al ministro de Finanzas, entre otros.

Unos 184 parlamentarios del Puea Thai firmaron la solicitud con acusaciones de negligencia al dilatar la solución de la crisis con los "camisas rojas", con alto costo humano y económico.