Viena.- La tentativa de atentado con explosivos contra la embajada de Estados Unidos en Viena el pasado 1 de octubre en realidad no lo fue, según concluyeron la policía austríaca y estadounidense, indicó este viernes el ministerio de Interior de Austria.
"Los explosivos hallados no estaban destinados a estallar; para eso habría hecho falta ensamblarlos" con detonadores, destacó Rudolf Golia, portavoz del ministerio del Interior austríaco.

El principal sospechoso, un bosnio de 42 años llamado Asim C., fue detenido cerca de la embajada de Estados Unidos poco después de intentar introducir en ésta una mochila, en la que se encontraron dos viejas granadas, detonadores y unos 200 clavos.

Según la prensa austríaca, Asim C., que vivía desde hace varios años en Austria tras resultar herido en la guerra de Bosnia, gozaba de una jubilación anticipada por problemas psicológicos.