Roma, Italia.- El jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Javier Solana, mantuvo una reunión "constructiva" este martes por la noche en Roma con el nuevo negociador iraní para temas nucleares, Said Jalili, tras la inesperada dimisión de su predecesor.
"Muestras conversaciones han sido constructivas, en la transparencia y la claridad", declaró Ari Larijani, ex jefe de los negociadores iraníes en cuestiones atómicas, quien acompañó a su sucesor en su primera sesión de negociaciones con Solana.

El Alto Representante para Política Exterior y Seguridad de la Unión Europea también calificó de "constructivo" el encuentro, aunque no entró en detalles.

Precisó no obstante que los tres volverían a verse las caras "para una nueva sesión de conversaciones" antes de finales de noviembre.

Todo parece indicar que Larijani seguirá presente en las negociaciones como representante del ayatolá Ali Jamenei, el guía supremo de la República Islámica.

"Espero seguir trabajando con Larijani", declaró Solana.

Said Jalili por su parte confirmó que proseguiría en la línea de su predecesor.

"Nuestro principio básico sigue siendo la negociación, la cooperación y el diálogo", declaró.

"Irán tiene una posición de principios (sobre el expediente nuclear) pero sin dejar de mantener nuestros principios siempre podemos negociar y llegar a conclusiones aceptables para las dos partes", declaró Jalili, quien cortó por lo sano los rumores que aludían a una rivalidad entre él y Larijani.

Su antecesor hizo lo propio al negar que su dimisión estuviera motivada por problemas personales. "No tengo problemas personales", afirmó.

Este martes por la mañana, el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, acortó su visita a Armenia para viajar a Teherán debido a la "situación política" en Irán y a las negociaciones previstas en Roma, declaró a la AFP una fuente diplomática.

Posteriormente Ahmadinejad desmintió esta información.

La dimisión de Larijani suscitó reacciones en Irán, donde fue interpretada como un refuerzo de las posiciones de Ahmanidejad.

Por otro lado Irán reiteró su oposición a suspender su polémico programa nuclear, en una carta transmitida el lunes por su jefe de la diplomacia, Manuchehr Mottaki, a su homólogo francés Bernard Kouchner.

"La República Islámica es un país responsable pero no permite que se pisoteen sus derechos" en materia nuclear, escribió.

EL jefe del gobierno italiano, Romano Prodi, tiene previsto reunirse el miércoles con Larijani.

En noviembre Solana presentará un informe a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Rusia) y Alemania sobre las conversaciones con Irán.

La ONU ya aprobó dos resoluciones contra Irán por negarse a suspender sus actividades de enriquecimiento de uranio.

La comunidad internacional teme que Teherán esté tratando de dotarse de armas atómicas, una acusación desmentida por la República islámica.