Tres personas murieron dentro de la casa de un alcalde en el noroeste del país, la cual fue incendiada durante una revuelta callejera presuntamente por molestia de la población por un corte del servicio eléctrico, informaron el lunes las autoridades.
Al menos 2.000 personas comenzaron a protestar por un corte del suministro de electricidad el domingo en el poblado de San Andrés de Sotavento, en el departamento de Córdoba y a unos 500 kilómetros al noroeste de Bogotá, dijo Jairo López, secretario de gobierno de Córdoba.

El servicio fue suspendido por una falla aún no identificada en el sistema, lo que provocó que la población estuviera desde las 5 de la madrugada del domingo y por unas 18 horas sin luz, antes de que fuera restablecida, agregó el funcionario en diálogo telefónico.

Pero cerca de las 19:30 del domingo pobladores comenzaron a destruir la sede de la alcaldía, la oficina de la empresa Electricaribe, y la sede de la notaría, entre otros edificios, y finalmente incendiaron la casa de dos pisos del alcalde, Guido Sibaja.

Dentro de la vivienda murieron tres personas, aún no identificadas, y que presumen fallecieron ahogadas por el humo, aseguró el alcalde en declaraciones a la cadena radial Caracol.

Dijo que logró salvarse porque amigos le avisaron que la turba se aproximaba a su casa y por eso la abandonó y actualmente se encuentra viviendo con parientes.

Unos 20 a 30 ``bandidos...que aprovechan el desespero de una población sin energía, y volvieron esto un `sancocho (desorden)```, aseguró el secretario de gobierno López.

Los edificios públicos sufrieron daños por la acción de los manifestantes armados de palos y piedras y ``destruyeron en un 80% fue la casa del alcalde. Se la incendiaron toda, ahí no quedó mueble, no quedó electrodoméstico``, dijo el secretario de gobierno.

López dijo desconocer cómo comenzó el incendio en los edificios públicos. Aunque el alcalde se quejó por fallas en el servicio de la empresa eléctrica, destacó que no eran interrupciones permanentes.

Electricaribe, una empresa privada que presta el servicio de distribución y comercialización de energía eléctrica en el Caribe colombiano a más de 1,7 millones de clientes, no se pronunció de inmediato sobre el caso.