Universal
Los valles de sahuaros de ambos estados de la península de Baja California se convierten en gigantescos laberintos que combinan el color verde con el café claro de los arbustos secos
El desierto no es sinónimo de dunas, tormentas de arena y un mundo sin vida, es más bien un sitio agreste donde las plantas y animales que lo habitan sufren por la falta de agua y el calor en exceso, pero el desierto está tan vivo como una selva, sólo es cuestión de observarlo de cerca.

En una playa el calor puede ser sofocante, pero generalmente existe una buena noticia: el mar. El agua de los océanos regala humedad al ambiente y ayuda a que el cuerpo no se deshidrate tan rápido, pero entre los cardones el tiempo pasa diferente y el calor puede ser el peor enemigo para cualquiera, por eso siempre se debe ir bien preparado.

Para todos los que desean conocer el desierto, la primera prueba que deben superar es evitar tener miedo y creer que el desierto es el peor ecosistema para vivir, porque eso simplemente es falso.

La realidad es que el desierto está plagado por hermosos ejemplares de vida silvestre, basta levantar una piedra para constatarlo, tal vez nos encontremos con un roedor, un reptil o hasta un ave.

Los desiertos mexicanos

No se requieren de gigantescas dunas para sentirnos en el desierto inhóspito, por ejemplo los valles de sahuaros de ambos estados de la península de Baja California se convierten en gigantescos laberintos que combinan el color verde, con el café claro de los arbustos secos.

Pero entre estos sitios una gigantesca carrera de especies se realiza cada día ya que a pesar de la poca agua es relativamente fácil observar a las aves de presa ir en busca de una liebre o tras un lagarto.

Para adentrarse a estas zonas es necesario acudir con un guía local, ya que los caminos que están trazados pueden confundirse rápidamente con otros no hechos por el hombre.

Aunque es difícil encontrarse con una serpiente venenosa y agresiva, la realidad es que el 80 por ciento de los habitantes del desierto nos ven a nosotros, pero nosotros no los vemos a ellos, así que es mejor llevar equipo de comunicación y sueros antivenenos en caso de un encuentro poco amistoso con algún habitante malhumorado.

Desiertos como el de San Luis Potosí, por ejemplo, están repletos de arbustos que parecen cercas de púas, ya que si alguien llega a cruzar en un lugar poco adecuado quedará repleto de rasguños.
Por eso la ropa es un factor importantísimo al momento de adentrarse a esta región poco valorada por los turistas.

Caliente y tibio

Cuando observamos a los nómadas del desierto africano caminar bajo el sol cargados de capas y capas de ropa lo que generalmente llegamos a pensar: "¿No se estará asando con tanta ropa en este calor?".

La técnica que utilizan funciona para evitar que sus cuerpos se sobrecalienten, la capa exterior casi podría hervir, pero capa tras capa la temperatura baja hasta que la piel del nómada se mantiene casi fresca aunque afuera parezca una sartén gigante.

En México el calor y las dunas no son tan exagerados, pero sí es necesario utilizar ropa de manga larga y de preferencia con colores neutros o claros; ni pensar una camisa negra.

Al cubrir el cuerpo se ganan dos cosas, lo primero es protegerse de los rayos del sol, algunas marcas de ropa cuentan con fibras que protegen nuestra piel de los rayos UV, es como traer una armadura contra el sol, definitivamente un factor recomendable.

En segundo lugar la ropa nos salva de un rasguño profundo, no es lo mismo tocar una espina con una camisa puesta que con la piel desnuda.

¡Agua, aaaaagua!

Sí, eso que se ve en la películas es cierto, el agua es lo más preciado y por lo tanto lo más escaso.

Todos deben llevar líquido suficiente para el tiempo que permanecerán en el desierto, pero tampoco es de alarmarse sobre la cantidad a cargar. Simplemente hay que tomar en cuenta que si acudes a una selva también deberás llevar tu provisión de agua ya que por muchas cascadas que existen alrededor no es recomendable tomarla sin hervirla.

La solución para llevar agua es de dos a cuatro litros por día, todo dependerá del grado de esfuerzo y ruta por realizar.

Si eres inexperto y acudes con un guía local es lógico que podrás llevar el agua que desees en la camioneta o autobús, no se te ocurra caminar cargando ocho litros de agua, eso sería una penitencia, casi como andar de rodillas.

Utiliza una mochila de hidratación, si el recorrido durará hasta la noche no olvides una buena chamarra, recuerda que durante el día la temperatura puede exceder fácilmente los 40 grados centígrados, pero al aparecer la luna la temperatura puede bajar a cero grados.

Cuando entres a estas zonas no olvides tu cámara fotográfica y tus lentes porque quedarás deslumbrado por el entorno.



¿Quién te lleva?

* Prácticamente en todos los destinos norteños del país encontrarás empresas que realizan incursiones de un día por las zonas desérticas.

* Baja Wild Recorridos en Baja California Sur www.bajawild.com

* Conexión a la aventura: Caminatas en Chihuahua www.conexionalaaventura.com

* Emotion Team Nuevo León y alrededores www.emotionteam.com

* Rancho Zen, descubre los secretos de Aguascalientes www.zencerro.com

* 6 mil especies de plantas habitan en la región desértica del norte mexicano.

* 51 especies de mamíferos se han contado, incluso en los desiertos con nula precipitación fluvial durante todos los meses del año; todo un récord.