El Universal
Se confrontan autoridades y farmacéuticas por periodicidad en aplicación de dosis
Los laboratorios fabricantes de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) advirtieron que el gobierno federal planteó un esquema de aplicación de las dosis que no corresponde a las recomendaciones emitidas por las farmacéuticas.

Hasta ahora, afirmaron, no hay estudios científicos que demuestren que las vacunas tienen la misma efectividad con un esquema de suministro diferente.

Merck Sharp & Dohme (MSD) y GlaxoSmithKline (GSK) indicaron que deben aplicarse tres dosis; la tercera a más tardar ocho meses después de la primera.

El director médico de infectología y vacunas de MSD-México, Miguel Casta-Cruz, explicó que las evidencias científicas sólo permiten garantizar la eficacia de la vacuna aplicando las tres dosis en un periodo menor a ocho meses.

Por su parte, Yolanda Cervantes, directora médica de Investigación, Desarrollo Clínico y Asuntos Médicos de los laboratorios GSK, aseguró que "la recomendación es que se sigan los lineamientos que resultaron de las investigaciones sobre la vacuna, las cuales resaltan que su efectividad está comprobada con la aplicación de tres dosis".

Por el contrario, luego de convocar a expertos, la Secretaría de Salud recomendó aplicar también las tres dosis, pero la segunda a los seis meses de la primera y la tercera cinco años después.

Esta semana, el Consejo Nacional de Vacunación decidió avalar este último esquema que será aplicado a niñas de nueve a 12 años por los gobiernos federal y de la capital del país.

Eduardo Lazcano Ponce, investigador del Instituto Nacional de Salud Pública e integrante del grupo convocado por la dependencia gubernamental, defendió el esquema adoptado por la autoridad debido a la escasa disponibilidad de recursos para vacunar a un amplio sector de la población.

Aseguró que en Canadá se aplica de forma exitosa el esquema de dos dosis, sin incluir la tercera.

La inmunización contra el VPH es considerada la más costosa en la historia de la medicina. Cada dosis cuesta alrededor de 40 dólares. Según cálculos de la Secretaría de Salud, para vacunar a las niñas mexicanas de 12 años se necesitarían mil 310 millones de pesos.