LA JORNADA
México, D.F. .- José Antonio Meade, subsecretario de Ingresos, anunció que la Secretaría de Hacienda intensificará sus acciones en contra de los grandes evasores, a fin de incrementar la recaudación por la vía de una mejor administración tributaria. Informó que sólo en el primer trimestre de este año se ha logrado captar por actos de fiscalización casi 20 mil millones de pesos. No habrá concesión para ningún evasor y el que sea responsable tendrá que responder ante la autoridad correspondiente.
El funcionario reconoció que hubo problemas con el impuesto empresarial a tasa única (IETU) y que por lo menos 31 mil empresas se han amparado en contra de su aplicación. Sin embargo, dijo que todo se resolverá a favor de las autoridades hacendarias en la Suprema Corte.

La iniciativa se cuidó muy bien y el Poder Legislativo seguramente determinará que ese tributo es correcto. Está a prueba de cualquier controversia, y en el primer trimestre de este año se recaudaron 14 mil millones de pesos a través del IETU.

Los reportes oficiales del Servicio de Administración Tributaria (SAT) precisan que los ingresos fiscales se incrementaron 17.8 por ciento en términos reales respecto al mismo periodo de 2007. El impuesto sobre la renta considerando el IETU y el impuesto al activo, aumentaron 26.3 por ciento y el impuesto al valor agregado, 8.8 por ciento.

En entrevista con La Jornada el funcionario destacó que en el periodo de referencia se sumaron al padrón 44 mil contribuyentes, para alcanzar un total de 22 millones 861 mil contribuyentes activos localizados, de los cuales 735 mil son personas morales, 7 millones 782 mil personas físicas, y 14 millones 344 mil asalariados.

Afirmó que de acuerdo con los últimos reportes del SAT, por cada peso invertido en actos de fiscalización se recuperaron 47.8, y el monto por juicios favorables en primera instancia aumentó 116.2 por ciento en el primer trimestre de 2008, respecto al mismo periodo del año anterior, al pasar de 6 mil 143.4 millones de pesos a 13 mil 282 millones.

Además, el índice general de la percepción de la corrupción en el SAT mejoró en el primer trimestre y se ubicó en 28.2 por ciento, lo que representó un avance acumulado de 48.44 por ciento. Se invirtieron 0.0069 pesos (menos de un centavo) por cada peso recaudado, mientras en 2007 se erogaron 0.0075.

El subsecretario aseguró que el presente será un buen año para la economía nacional, a pesar de los problemas que hay en Estados Unidos. Los datos en materia de inversión y de empleo son alentadores, y se espera que el PIB cierre en diciembre por arriba de 3 por ciento.

Expresó que no hay razones para no esperar un panorama optimista. "Estamos mejor preparados para enfrentar la desaceleración económica estadunidense, y lo que debe quedar claro es que la Secretaría de Hacienda no tiene la menor intención de modificar o dar marcha atrás en la aplicación del IETU", sostuvo.

El reporte de la cuenta de la hacienda pública federal en 2007 plantea que el favorable desempeño de los ingresos públicos fue determinante para mantener la solidez fiscal, y contribuyó a generar un entorno de estabilidad y mayor certidumbre para invertir.

Los ingresos ordinarios del sector público presupuestario como proporción del tamaño de la economía se ubicaron en 25.5 por ciento, que se compara favorablemente con el 24.7 por ciento registrado en 2006, y 22.8 por ciento establecido en la Ley de Ingresos de la Federación.

Dichos resultados se vinculan fundamentalmente con el dinamismo de la recaudación tributaria no petrolera, en la que sobresale la favorable recaudación del impuesto sobre la renta, que rebasó 14 por ciento a la obtenida en el ejercicio precedente, y en 16.6 por ciento la meta establecida en la Ley de Ingresos de la Federación para 2007.