Redacción
Ya está aquí. La cita anual con la velocidad de la mano de Electronic Arts abre los brazos a ProStreet, el nuevo Need for Speed.
Muchos cambios, una mayor profundidad en la conducción y unos gráficos de infarto forman su inmejorable carta de presentación. Al volante muchacho, vuelve el número uno.

En pleno 2007 ya son incontables los Need for Speed que han pasado por nuestras manos. Decepcionantes, maravillosos, originales, repetitivos. a lo largo de este tiempo ha habido absolutamente de todo, pero lo único que siempre se ha repetido ha sido la palabra "expectación"; y es que la polvareda que levantan siempre estos productos en el mundo de los juegos de conducción no se puede igualar a la de ningún otro título.

ProStreet va a suponer un antes y un después en la saga Need for Speed, una nueva vuelta de tuerca que le aleja del giro que tomó la serie con la saga Underground. Primer cambio, y el más sonado. Need for Speed va a apostar por fin por el realismo. El mundo de los juegos de conducción está cambiando a pasos agigantados en los últimos años, la orientación hacia la simulación y el comportamiento realista de los vehículos y trazados se ha vuelto la meta a seguir en sacrificio de la espectacularidad.

Need for realism

Abolladuras, piezas que se caen, partes que se deshacen, ralladuras. el sistema Auto-Sculpt estrenado en NFS Carbono seguirá presente en ProStreet, sólo que en esta ocasión las piezas y accesorios que coloquemos en nuestros vehículos no sólo afectarán a su estética, también a su rendimiento.

Por otro lado se ha advertido de que por fin contaremos con una historia sólida. No se han facilitado mayores detalles, pero se ha hecho público que se abandonará el estilo de cinemáticas de las últimas entregas, y se abogará por algo más realista y menos propio del "cómic animado".

El fino Pulido

Y es que se podrán discutir muchas cosas sobre la saga Need for Speed, pero lo que es incuestionable es su mixtura perfecta de personalización de vehículos, apasionante mundo de las carreras callejeras, y libertad a la hora de acometer los objetivos.

Es por tanto una fórmula que es un auténtico diamante en bruto con un potencial salvaje que se puede extraer si se desarrolla de la forma correcta

En ProStreet el desarrollo es similar a los últimos Need for Speed, aunque con matices diferentes. Seguiremos gozando de libertad a la hora de enfrentarnos a las carreras, pero en esta ocasión no estaremos limitados a una ciudad, sino que la experiencia de juego se ha orientado más a los grandes festivales a lo largo del mundo.

Need for Speed ProStreet

Desde que Need for Speed diera sus primeros pasitos hace ya 13 años, su inconfundible fórmula de "velocidad más espectáculo", ha permanecido intacta mientras otros elementos se iban sumando al conjunto. Los más recientes, carreras callejeras y tuning, siguen presentes en este nuevo ProStreet, sólo que a plena luz del día.

ProStreet hace uso de la excelente idea del Auto-Sculpture que fue una de las grandes novedades de Carbono, pero con mayor variedad enlas piezas y mayor libertad en diseños.

Velocidad de punta

En lo gráfico estamos ante un producto Next-Gen. Los vehículos han alcanzado la sobrecogedora cifra de 21 mil polígonos, lo que supone una carga auténticamente espectacular que permite recrear los coches con todo lujo de detalles.

Pero el principal protagonista de esta entrega va a ser sin lugar a dudas el motor de colisiones. Por fin se ha escuchado a los aficionados que pedían a gritos que los choques repercutieran en los vehículos.

En resumen. La esencia NFS sigue presente, pero con una orientación más cuidada hacia el realismo, la personalización del rendimiento y con un salto gráfico muy importante.