Excélsior
Emocionado aún por la forma en que se obtuvo la victoria, el Vasco relató la angustia que sintió cuando los estadunidenses marcaron el primer gol apenas a los nueve minutos de haber iniciado el encuentro.
México, D.F..- Más allá de los tres puntos que la Selección obtuvo por su triunfo ante Estados Unidos, el director técnico nacional, Javier Aguirre destacó la personalidad que mostró el equipo porque es una virtud que será la principal de este nuevo Tricolor en lo que queda de la eliminatoria mundialista.

"Personalidad es lo que adquirió hoy este equipo, porque nunca se descompuso y admitió su culpa y error en el gol, pero no vi que bajaran la guardia o se precipitaran, quizá un par de eventos desagradables al final como empujones y tonterías que no me gustan, pero hay que felicitar al equipo porque mantuvo el equilibrio emocional, la personalidad y el esquema táctico", apuntó.

Emocionado aún por la forma en que se obtuvo la victoria, el Vasco relató la angustia que sintió cuando los estadunidenses marcaron el primer gol apenas a los nueve minutos de haber iniciado el encuentro.

"Más que por mi mente pasa por mi cuerpo y se hace así (realiza un gesto que algo le sube a la garganta). No estaba en el script ponernos debajo en el marcador, sabíamos del contraataque americano y del juego detenido, pero no habíamos planificado ir abajo del marcador ni tan pronto, aunque eso hizo que el equipo se concentrara mejor, no decayera, mantuviera el equilibrio emocional y tuviera arrestos para darle la vuelta", reiteró.

Y no es para que ahora el triunfalismo se apodere de la afición y la Selección porque Aguirre destacó que aún no se gana nada.

"Soy muy respetuoso de los rivales y aún El Salvador y Trinidad tienen posibilidades, así que hay que esperar hasta el 14 de octubre. Hoy es un día para estar tranquilos, echarse un par de tequilas o más pero hasta ahí, porque el 5 de octubre tenemos una final contra el líder de grupo".

Por su parte, el técnico estadunidense, Bob Bradley aceptó que México los sorprendió un poco, pues no tenían presupuestada esta derrota, sin embargo, afirmó que ahora lo importante es olvidarse de este encuentro y mirar hacia adelante. "No teníamos pensado perder este partido, y es una derrota muy dolorosa. Al final hubo una desatención defensiva que nos duele mucho porque es algo que no ocurre normalmente. Ahora hay que voltear la página y mirar los partidos que vienen."