Phoenix, Arizona.- (AP)Grupos de activistas por los derechos de los inmigrantes piden a los hispanos que boicoteen ciertos eventos programados pata el próximo fin de semana, en protesta por una nueva ley del estado de Arizona que sanciona a empresas que den empleo a indocumentados.
El boicot apunta sólo a aquellos eventos comerciales que conmemoren la independencia de México de España.

Los grupos que organizan el boicot argumentan que está mal que se organicen eventos para sacarles dinero a los inmigrantes, en medio de tanta hostilidad hacia ellos.

"Estamos en contra de eventos comerciales creados por empresarios que utilizan el Día de la Independencia sólo para hacer ganancias'', afirmó el organizador Aldo Castañeda, director del Centro de Inmigración de Phoenix. ``La comunidad inmigrante está sufriendo'', añadió.

Castañeda fustigó también a la ley de Arizona que prohibe a los patrones contratar inmigrantes indocumentados a sabiendas. La ley, que entrará en vigencia en enero, le podría costar el empleo a muchos inmigrantes indocumentados.

El gobierno federal, entretanto, está reforzando la aplicación de las leyes de inmigración, produciendo más arrestos y miles de deportados.

Algunos defensores de los inmigrantes discrepan con los planes del boicot y temen que pueda ser contraproducente.

Héctor Yturralde, presidente del grupo pro-inmigrante We are America (Nosotros somos Estados Unidos), dijo estar de acuerdo con la meta de los organizadores, pero no con el boicot.

"Opera en contra del movimiento por la inmigración y no logra nada'', afirmó. ``Todo lo que hace es hacer que los líderes se sientan bien con ellos mismos al ponerlos en el reflector durante otra semana'', agregó.

Además del Centro de Inmigración de Phoenix, el boicot convocado para el fin de semana también es apoyado por los grupos Immigrants Without Borders (Inmigrantes sin fronteras), Committee 15th of September (Comité 15 de septiembre), Hispanics for America (Hispanos por Estados Unidos) y la organización Unidos por Arizona.

El boicot es la segunda protesta organizada de este mes. Un paro laboral de una semana y otro boicot económico la semana pasada tuvieron un éxito limitado.